Séptima cornisa. Pilar Quirosa-Cheyrouze

 http://playadeakaba.com/?q=obras/s%C3%A9ptima-cornisa


Autor: Pilar Quirosa-Cheyrouze
Prólogo: Yolanda Cruz López
Portada: Åsa Arnewi
Páginas: 156
ISBN: 978-84-16216-86-4
Depósito legal: M-27097-2015
P.V.P.: 10.00€
Temática: Breve
Colección: Edición Francesa

EDICIÓN EN PAPEL LIMITADA 

Si deseas recibir más información sobre este libro o comprarlo, envía un mensaje a: playadeakaba@gmail.com 

La séptima fila es la mejor ubicación de una sala de proyección para ver una película, soporte expresivo del séptimo arte, o de un patio de butacas desde donde asistir a una representación teatral, sucesión de cuadros que sustentan un argumento. Esta séptima fila, oeil du prince para los franceses, sería un lugar accesible a cualquier espectador puntual o previsor como para comprar su entrada con antelación. Ni el respeto a los horarios ni el buen uso de la programación van a ayudar al espectador-lector que se asoma a la séptima cornisa de Pilar Quirosa, a disfrutar del espectáculo desde el único lugar que ocupa el ojo perfecto que todo lo ve.

Yolanda Cruz López

En este libro viven cientos de sugerencias de cuanto vemos, vivimos y percibimos. Espero, querido lector, que tú encuentres las tuyas y que te aporten tanto como a mí.

Noemí Trujillo Giacomelli

REVISTA EÑE. REVISTA PARA LEER. n. 44

 

n. 44 de la Revista EÑE. 

“¿Quieres hacer el favor de hablarme, por favor? 
donde el Diario de este número lo escribe Luna Miguel. 
Como siempre la comparto. Por cierto, el artículo de Sergio del Molino, “Oiga usted, mozalbete” en la sección El Juicio Final” le pongo un sobresaliente. Totalmente de acuerdo, lo llamo inmobilismo creativo. Otros autores de este número, Alberto Acerete, César Blay, Jesús Carrasco, Antón Castro, Liliana Colanzi, Cristina Fernández Cubas, Daniel Gascón, Oscar Hahn, Yuri Herrera, Andrés Ibañez, Ronaldo Menéndez, Ana Merino, Javier Montes, Clara Obligado Escritura Creativa, José Ovejero y Ada Salas.

© Abraham Ferreira Khalil


UNA HOJA

Cesó la hoja su esencial jornada

y su silencio es surco sin cultivo.

El péndulo, que oscila vengativo,

apenas toleró una bocanada.


En el discurso fiel de una mirada

llovió la muerte y destruyó el estribo

que encadenaba su alma al tronco vivo

como a un barco la oscura marejada.


Un hilo fuiste, hoja tenebrosa,

cortado por las alas del misterio

como el atuendo de la mariposa.


Tu libertad pendió de un cautiverio.

Fuiste y ya no eres, vida silenciosa,

símbolo y huésped del callado imperio.



© Abraham Ferreira Khalil

Un recuerdo para Hernán Sotomayor. Edilberto Guerrero

Atajitos de caña, canción de Hernán Sotomayor
Para tus ojos verdes… amor
de caña verde.
Para tu piel dorada… mi sed
de espiga sembrada.
Para tus ojos verdes… amor
la caña verde.
Para tu piel dorada… mi sed
la espiga sembrada.
Para ti mi canción
bajara la quebrada
ojalá llegue al rio
donde estás amada
y te diga al oído
que el cañal me ha azotado
y ha quebrado mis versos… de amor
para decirte mía.
Atajitos de caña
llegaste a mi vida
atajitos de miel
endulzaste mi alma
atajitos de amor
te fui queriendo
como la caña verde al sol
y el pan a la espiga
como la caña verde al sol
y el pan a la espiga
atajitos de caña…
martes 4 de marzo de 1997, 17:35
 Homenaje de Edilberto Guerrero a este gran compositor.

Mare. Abraham Ferreira Khalil




MARE

Un cíclope de hábitos sombríos
engulló anoche
las mansiones profundas del delirio.
Fue la fugacidad
su límite inasible en aquel óculo,
tan avasalladora
que mi cuerpo, enfermo de vorágine, se desdibujó.
Y no entiendo si el asalto
culminó en mis arenas
o en aquella velada en que el mar, criatura del sollozo,
emergió a la vida
para sepultar su muerte.

El mar, sin duda, alberga en su intestino
pasadizos que asilo ofrecen a los desventurados.
Es poderosa luz y maquinaria
que ciertas noches
visita los palacios
con su avasalladora corpulencia;
dispuesta a engullir los espantos de la aurora.
Dispuesta a rebelarse cual testigo
delante de un atónito jurado.

¡No! No está en el mar la muerte
ni pintan sus espacios nueva vida.
El mar, tan típico alborozo,
es pirámide en cuyo estómago a veces he entonado
ascéticos cantares.
Fe de ello da su inhóspito oleaje,
y su coro de muertos sonámbulos
cautivo en los pasajes sumergidos.


© Abraham Ferreira Khalil

En la capilla. Abraham Ferreira Khalil



EN LA CAPILLA, poema de © Abraham Ferreira Khalil


A serious house on serious earth it is,In whose blent air all our compulsions meet,Are recognized, and robed as destinies.
(Philip Larkin, Church going)


Aquí jamás la muerte
ha impuesto su amenaza,
sino más bien atajos
al júbilo. Palabras
que ascienden como hiedras
por las paredes blancas.

Y aquí los pensamientos
suelen doblar campanas.

No hay sombra en la capilla.
En su vientre proclaman
todas las ansiedades
la celeste añoranza
de un coto cuyo límite
asusta a la mirada.

Y aquí los pensamientos
suelen doblar campanas.

Yo suelo interrogarme
si esta aurora nostálgica,
retiro de los muertos,
custodia de mis alas,
podrá besar mi templo
de párpados con su alma.

Aquí los pensamientos
suelen doblar campanas.

Todo, en fin, se ha postrado
al sello de esta estancia
que lo ignoto convoca
desde alguna atalaya.
La muerte es un incienso
que el pensamiento exhala.

LA CENIZA DEL GRANADO. KHALID KAKI.

      La pérdida en su sentido más amplio es en ocasiones la razón para el poeta, la fuerza que le lleva a crear su universo, el motivo capaz de transformarlo todo. La mirada es entonces traspasa lo corpóreo, la materia en sí misma y es el latido de la libertad el que sustenta toda búsqueda. Nada más preciado que la libertad, su aleteo interno derramado en grácil palabra, en lenguaje de rosas y aromas, en desierto de lunas para sentirse vivo. La pérdida se convierte así en canto que no cesa, y el poeta es solo el aire que lo lleva de un lado para otro, incansable. Pero también la poesía es búsqueda de una verdad, la del poeta y su verso trascendido, en este caso de Khalid Kaki (Kirkuk, Iraq, 1971) y en un poemario, “La ceniza del granado”, que, si bien vio la luz en el año 2011 en el sello editorial Alfalfa, mantiene aún su más pura esencia. Kaki pertenece a ese grupo de poetas árabes residentes en España que han hecho del exilio su razón de ser, voz denuncia contra las guerras, la injusticia, la soledad y toda clase de violencia del hombre contra el hombre. En Khalid Kaki, además, concurre su condición de traductor, músico y pintor, que complementan o agregan un valor añadido a su modo de entender el mundo y la poesía. Kaki bebe la mejor tradición de la literatura árabe en general y de la poesía árabe en particular, alejado del ornato y el artificio, sino que se abisma en la propia vida, en la experiencia vivida y sentida, del “ser” y “estar”. De ahí que el destierro, el exilio que vive el poeta desde hace años sea un lugar habitado por los recuerdos, por las pérdidas, por la muerte, las injusticias y la tiranía. Su voz es la voz de los otros, y en ella vive dolorido y solo. La soledad es su reino y desde ella un rumor de versos se eleva sobre la luz de las auroras y quieres ser aquel “Jardín” primero del ciprés y el granado:

«En otro tiempo lejano /
 había / en el jardín de mi casa
/ una morera frondosa,
/ un ciprés,
/ y un granado pequeño prometedor.

[…] En un tiempo cercano,
/ en un lugar de este mundo,
/ construiré
/ una casa con jardín.
/ Plantaré
/ una morera,
/ un ciprés /
 y un granado».

 En la memoria convive la luz y la oscuridad, las visiones del poeta son el escape a la cotidianidad del destierro, en esa búsqueda por la libertad. El poeta a solas consigo mismo va creando otro mundo posible, y son sus versos como faros salvadores de naufragios, y por ello sus “Pequeños deseos”: «Un último deseo; / es poder fundir / en el molde / de una canción de amor / los tanques de todo este mundo»; el amor como receta a tanta desmesura y desvarío, una persecución inagotable hacia el éxtasis y la comunión de los amantes: «El placer de un amante / está en ver cómo / se elabora un beso mental, / mientras los labios / escriben en cursiva». Mas el poeta es hombre también, y siente en su ser, muy adentro, el dolor ajeno, y así lo expresa, en alusión a las madres de las víctimas de las guerras de Yugoslavia: «Ocultad a vuestros hijos. / El buldócer de la muerte asoma, / allanando los puentes con la carne fresca / y llenando los tinteros con la sangre». Kaki conoce bien las sombras del exilio, ese veneno inoculado en la sangre por los verdugos del mundo, sabe de la pesada carga de “Las maletas del exiliado”:

«¡Qué pesadas las maletas del exiliado!
/ Llevan el martillo de la historia,
 / y el yunque del amargo presente.
 / Llevan guerras y derrotas,
/ golpes de estado,
/ solsticios de verano e invierno,
/ remolcadoras de arena y piedra
/ y una mano /
 ojeando y revolviendo
/ todo aquello que se pueda golpear,
/ cambiar, /
 o remolcar».



 Los versos de Kaki recorren la tierra entera, se abisman en la más oscura noche y escudriñan en el fondo del pozo de la verdad, en el recuerdo de otras muertes, la de García Lorca en el poema que da título a este libro:






«Las olas lavan la arena,
 / sin borrar tus rimas tiernas
 / aunque te hayan cortado,
/ pezón de Granada, la morena».


 El grito nace de las entrañas de la tierra, de los desiertos, de los ríos que cruzan el paisaje iraquí de sus recuerdos y estalla en versos desnudos, libres, en palabras ardientes para rescatar al hombre, siempre, como única esperanza en el poema “Toma y dame”:

«Borra de las llanuras
 / de mi patria
/ las huellas de las herraduras
 / de los caballos de guerra,
 / y rescata a mi barro
 / de las orugas y los tanques.
/ Llévate la sangre y los muertos
 / de mi telediario, /
y dame los soles /
 de la previsión del tiempo.
/ Cámbiame / toda la pólvora que haya
/ por rímel / para los ojos / de todas las mujeres.
/ Llévate / el silbido de las balas
/ y dame el silencio del beso
/ en que se funde
/ Tígris con Éufrates».

 Es el rumor de la mejor poesía árabe actual en la voz personalísima y humana de Khalid Kaki.
Título: La ceniza del granado
Autor: Khalid Kaki
Editorial: Alfalfa  (Madrid, 2011)

Bantastic Fand. NACHO PARA CERVANTES

Hola! Encantado de tenerte entre mis amigos de facebook. Soy el cantante y compositor de Bantastic Fand. un grupo de rock americano, ubicado entre Almería y Cartagena, eso sí, que actuamos de espaldas a la industria como tal, o sea, con mucho esfuerzo. Qué te voy a contar! Aun así, nuestro primer disco, Strong Enough to Refuse, fue incluido en las listas de mejores discos del 2014 según varias revistas especializadas (Ruta 66, Efe Eme, This is Rock…) Si quieres escucharlo, lo tienes gratis en www.bantasticfand.com Verás que también te enviamos una invitación para que te unas al facebook de la banda. Si te gusta lo que hacemos, hazlo. Y si puedes, invita a tus amigos, ayúdanos a difundir nuestra música entre tus círculos y a ganar más seguidores. Un abrazo!

Palabras clandestinas. Manuel Ruiz Amezcua

PALABRAS CLANDESTINAS

 Celebro la vuelta del poeta Manuel Ruiz Amezcua a mi biblioteca. Su palabra poética palpitará de nuevo en mí, y espero que también en todos los lectores que se acerquen a esta sección dominical. El regreso de Manuel Ruiz Amezcua (Jódar, Jaén, 1952) es tan determinante como necesario, porque además de su último poemario “Palabras clandestinas”, en el cual nos centraremos preferentemente, han aparecido también recientemente una antología poética “Del lado de la vida”, que recoge su poesía entre los años 1974 y 2014, así como un ensayo del profesor Manuel María Morales Cuesta, titulado “La poesía de Ruiz Amezcua vista por Antonio Muñoz Molina”, quien dirá sobre el poeta: «Atravesando el fuego, atravesando el desierto, Manuel Ruiz Amezcua sigue escribiendo una poesía que está hecha con el coraje del que no se rinde, con la convicción del que sabe que el camino que ha escogido era el único posible para él». Y así es ciertamente. Alejado de los premios, grupos, de las modas y de los saraos poéticos en los que nunca creyó ni tampoco justificó, Ruiz Amezcua ha ejercido siempre y así lo sigue haciendo de poeta y es la poesía su vida. La palabra en absoluta desnudez, de tal manera que, “Palabras clandestinas”, libro que nos ocupa en esta ocasión, viene a mostrarnos la que, desde hace ya muchos años, es una voz personalísima en el panorama de la poesía contemporánea española. La naturalidad de su escritura es signo de distinción, de manera que Ruiz Amezcua no se amilana ante nadie ni nada, la dignidad del ser es su mundo en esencia, no dejándose seducir por ningún tipo de fuegos artificiales. El nada en las profundidades de la palabra, se enfrenta a ella como si se tratara de una reto a muerte, y en ella vive, sin doblegarse, con la mirada serena, con la soledad a cuestas, en libertad siempre, porque así lo quiere, porque su disidencia es al fin y al cabo su modo natural de vida. Nos dice Antonio Muñoz Molina, en el prólogo a la antología “Del lado de la vida”: «Manuel Ruiz Amezcua pertenece a un linaje muy antiguo en la literatura: el de los negadores apasionados, los acusadores furiosos, los disconformes que encuentran en todas partes y en todas las cosas una razón para la disidencia», y, ciertamente, en el poema último de “Palabras clandestinas”, titulado “Poetas oficiales o el régimen del pienso” es una pequeña muestra de lo dicho: «Esos que dicen que dicen, / y nunca dijeron nada, / amamantados con sables, / adoctrinados en casa, / se subieron pronto al carro / de la España democrática, / colocaron sus peones, / los mismos de su mesnada, / en dirección al poder, / a su mesa y a su cama. […] Esos que dicen que dicen, y nunca dijeron nada, / las palabras sustituyen / por la rodilla doblada». Pero aunque pudiera parecer que el poeta está en continuo desasosiego, no es menos cierto que en él anida y vive ese latido de luz y esperanza que es la emoción, el sentimiento profundo por las cosas naturales y sencillas, por todo lo humano, que él reclama desde la tribuna poética como expresión dignificadora. Un claro ejemplo son estos versos del poema “Estar contigo”, de influencia machadiana: «Mi infancia son recuerdos / de un pueblo de Jaén / donde nada era claro, / salvo los ojos de mi madre.[…] Tropecé más de la cuenta, / me desterró la inocencia, / pero nunca renuncié a la dicha. / Hoy, me aferro a lo que tengo. / Vivo en la mujer que quiero. / Miro su mirada clara. // Sueño siempre del lado de la vida. // No he consumido toda mi esperanza». 

Esta es la poesía de Ruiz Amezcua, tan cristalina como las aguas de un río, expresión voraz de un tiempo aciago, triste, en el cual la palabra ocupa un lugar de preeminencia y donde el poeta, el que vive en las entrañas del hombre, vocea la vuelta al “ser” y al “estar”, exige que forma y fondo, ética y estética sean una única luz, la que debe guiar al poeta en todo momento. La dignidad como verdad inextinguible. Reclama el poeta la poesía, o lo que es lo mismo, la vida, su sentido trágico para abismarse en la palabra que resurge de las sombras y en un batir de alas asciende y asciende hasta la infinitud de la nada y el todo. Poesía de ahora y siempre, avivada por llama de la memoria, de ese tiempo que vuelve en las “Palabras clandestinas”: «La estrategia está muy clara. / Paro y miseria / hasta ponerlos de rodillas. / Conseguido el objetivo, / apretad con el miedo, / la mejor herramienta de la Historia», la palabra diamantina siempre de Ruiz Amezcua.

Título: Palabras clandestinas
Autor: Manuel Ruiz Amezcua
Editorial: Huerga & Fierro (Madrid, 2015)

Marisol Huerta en Poemas en directo


POEMAS EN DIRECTO

 Es momento para la poesía descarnada, desnuda y libre de ornato, raíz de luz primigenia, origen del cosmos y del silencio que brota únicamente de la palabra, como un temblor que no avisa, que se precipita hacia el vacío más negro y profundo de la soledad. Nada existe en su esencia material, todo se imagina, se fantasea creando otra realidad que remonta su vuelo hacia mundos ignotos, y así hasta la infinitud misma. El poemario que comentamos en esta ocasión se titula «Poemas en directo», Marisol Huerta Niembro es su autora y con él obtuvo, merecidamente, el XXVI Premio de Poesía “Cáceres, Patrimonio de la Humanidad”. Con anterioridad a este libro, Marisol Huerta, “asturiana de Madrid”, como gusta definirse ella misma, ha publicado “Ellas” (If ediciones, 2006) y “Puedo empezar así” (Renacimiento, 2010). «Poemas en directo» contiene un total de treinta y cinco poemas en los cuales la poeta expresa, cuenta («Escribo porque debo contar mucho, porque la gente sigue rebuscando en la basura…»), la vida misma sin ningún tipo de disfraz, lo que sucede todos los días, simple y llanamente. De tal manera que la poeta viene a ser notaria de lo acontecido en cada instante, de ahí su necesidad de “contar” de vivir la realidad, de escribir, en el sentido que lo expresa Valente cuando dice: «Escribir no es hacer, sino aposentarse, estar». Y esto mismo comprobamos en “Poemas en directo”, es la vida con sus alegrías y tristezas, con el dolor que mana como imperiosa necesidad para sentirse vivo, y cercano, cercano a los que sufren, los desvalidos, los marginados del mundo, al hombre. Los versos de Marisol Huerta conmueven, emocionan, porque la mirada de la poeta es limpia y luminosa. No cabe duda que los temas predominantes en la poesía de Marisol Huerta son el amor, el tiempo, la soledad y el dolor, y con ellos crea un universo propio que la distingue. La suya es una poesía dialogada, narrativa, que trasciende lo banal, que se reconoce en el “otro”, “los otros”, una poesía crítica, que nace de su experiencia docente y humanística: «no se pueden romper las fronteras con serrucho, / se rompen con abrazos de hombres y mujeres / con abrazos de niños y niñas, / no se pueden romper con disparos ni cuchillos, / todos iguales, todos diferentes…». También el sentimiento de pérdida ante la muerte del amigo está presente en los versos de Huerta Niembro: «No podía olvidar la mirada de sus ojos, / ni aquel dios que bajó un día del cielo / para hundirle en sus vértebras un cuchillo / de acordes celestiales, / que nos tiñó de sangre / a todos sus amigos». Guiños a los poetas “ConVersos”,a ese tiempo que se escapa o se abisma, ese tiempo grieta y herida de la propia cotidianidad de la poeta: «Qué se puede decir de la poeta / que un día o treinta días / escribe de las cosas que nos pasan / de las cosas que encuentra por la calle…»; al amor siempre, a la magia del erotismo: «Como me gusta eso que me hace / con la mano, / con dedos de su mano / que poseen el tacto del saber, / con dedos que recorren las montañas / de mis mitades íntimas, / con dedos por la cima de mis muslos / marcando los contornos / y temblándome todo…». Huerta Niembro ha construido un poemario sólido en la forma y el fondo, que batalla por descubrir su verdad –la poética-, trascendida en los versos más dolientes al mostrarnos el fiel reflejo de una sociedad decadente y deshumanizada, contra la que se rebela continuamente, como en el caso de las redes sociales, propiciadoras de una profunda alienación de las conductas si no se dosifica bien su uso, y así escribe la poeta estos versos que dedica al Colegio Legamar: «El Facebook me desgasta el tiempo libre / el tiempo de leer pacientes libros / que esperan en montón sobre la mesa: / varios de poesía, / una novela negra, […] Hay tanto que leer y el poco tiempo / lo gasto en apretar sobre el teclado / el odiado “me gusta”. ¿Hay alguien que me pueda conseguir / un desenganche en serio, volver hacia atrás / al tiempo en que leía». «Aquí está la poesía que necesitamos ahora, cuando hemos perdido (cuando nos han quitado, qué coño) hasta nuestra necesidad», escribe en el prólogo Álvaro Muñoz Robledano. Y añado, poesía vital y cristalina, poesía del “ser” y “estar”, la de Marisol Huerta Niembro.

Título:Poemas en directo
Autor:Marisol Huerta Niembro


Editorial:Amargord (Madrid, 2015)

María Ángeles Lonardi 5/set/15.

Poema escrito a raíz de la imagen que dio la vuelta al mundo cuando aparece Aylan Kurdi en la playa de Bodrum Turquía, un niño Kurdo ahogado, icono inefable de una nueva tragedia humana que esta vez tiene como protagonistas a los refugiados sirios.
¿Dónde Europa?
¿Donde tienes puestos los oídos?
¿Donde puesta la mirada?
¿Donde Europa?…
Permití tu parsimonia
tus brazos cruzados
ante el genocidio brutal y animal
ante la valla con cuchillas
las “concertinas” mal habidas…
Permití tu sombría forma
de velar por tus fronteras,
de extraviarte en palabras huecas.
Escuché tus discursos vacíos
tus promesas de erradicar el hambre
mirando hacia levante o poniente
pero pocas veces orientada al sur.
Pero hoy digo basta!
no acepto, que te quedes callada
con la mirada perdida
pensando en nada…
Mientras se mueren a tus pies
quienes dieran la vida
a cambio de tu azul infinito
quienes te desean y no te tienen
pero te saben generosa y solidaria.
¿Donde tienes puestos los ojos,
alma de cántaro?
¡Tierra de mis antepasados!
¿Dónde tu fuerza? ¿Dónde tu hidalguía?
¿Donde estas Europa?
¿Qué mordaza silencia tu hora?…
¿Qué cruz te marca y te crucifica?
¿Donde han quedado tus días felices?
¿Donde tu paz y tu dicha?
¿Dónde te escondes Europa maldita?
¡Tardarás siglos en recuperar tu sonrisa!
¿Donde tienes puesto el corazón?
Te quemas. Ardes en el fuego
de la incomprensión, sola,
¿no ves que se agiganta la herida
con tu desidia?
No te quedes ahí de piedra
¡Levántate de una buena vez
y camina!
Rebélate, no seas cómplice
de esta miserable injusticia.
Triste imagen de la decadencia absoluta
de la que eres artífice, tu solita.

Espacios Oblicuos, Paloma Fernández Gomá.






ESPACIOS OBLICUOS


                  La palabra poética en su esencia, desnuda, antagónica, surrealista, descubridora de luces y sombras, sin artificios que distraigan su verdad, alentadora, alada, emotiva y evocadora, son aspectos que distinguen o hacen singular a Paloma Fernández Gomá, poeta nacida en Madrid en la década de los cincuenta y algecireña de adopción. Una larga y fructífera trayectoria avalan su poesía, con más de una decena de libros publicados. En esta última entrega «Espacios oblicuos» se confirma su condición de poeta de las dos orillas, pues en su obra está bien presente toda referencia al universo hispano-marroquí. Esa dualidad, y en consecuencia, ese desdoblamiento poético permiten a Fernández Gomá tener un visión más enriquecedora del mundo en el que vive, y, por supuesto, detentar una mayor capacidad para la solidaridad y fraternidad humanas. En ese juego de intercambio y mestizaje encuentra Paloma Fernández Gomá su voz, libre y desnuda de todo artificio, esencial en su forma y en su fondo, y que podemos comprobar desde el primer poema de los 32 que componen este libro, titulado “Cenital” y del que reproducimos algunos versos: «Súbitamente se desvanecerán todas las incógnitas / y se abrirá la senda del agua / perfilando una ruta interminable / encaminada hacia los altares / donde es anunciada la aventura del reencuentro». Del reencuentro con la vida a través de los tiempos, de los siglos de existencia humana, del viaje de ida y vuelta a nuestras raíces mediterráneas, como así la poeta lo describe en los poemas “Vínculos”, “Las dos orillas” y, cómo no, en “La senda del agua” ya citada: «La otra orilla, camino obligado / que cruza el Estrecho / nos espera con su rellano de luz». Sentimiento y razón para mostrar el camino hacia la libertad y la luz de los silencios, la fuerza del viento para vivir el instante hasta desfallecer si es preciso, y el poder de la palabra para seducirnos con su poesía, simbolizada en unos ángeles poemáticos muy especiales: «del ocaso, de añil, del alba, de la tarde, del encuentro, azul». De «Ángel zul», precisamente seleccionamos estos versos: «Y fue el ángel azul, el que ilumina las distancias / desde el fecundo faro de los espacios». Porque a Fernández Gomá ya no le bastan sólo los espacios verticales u horizontes, no, va más allá, se abisma en las profundidades para crear otros universos, ahora, oblicuos, diagonales, cruzados, transversales para aprehender de ellos lo esencial de la vida. Y para ello, nos conducirá hasta Tetuán o “Las hespérides”, al laberinto colorista del “Zoco” («Múltiples recovecos conducen al centro, / círculos convergentes intuyen el objetivo: / la púrpura extensa, / el cilantro, / brazaletes de color, / plata cincelada, / arte de curtidores y alfareros, / perfumes de jazmín y azahar…», a Fez, “Tánger”, al “Atardecer en Larache” o a “Chauen”, para concluir en el “Puerto de Algeciras” («Este ir y venir de pasajeros, / de equipajes, / de mercancias». La poesía como razón de vida, como espacio de vida compartida, abierta al otro en ese camino hacia el horizonte, convergente con la Naturaleza, pensada en clave de hermandad. Esta es, aunque con elementos surrealistas reiterados, la poética de Paloma Fernández Gomá, y en este sentido, hallamos estos versos del poema “A un roble envejecido”: «A dónde fueron los pájaros que poblaron / de trinos tu sombra. / Qué fue de tu savia fecunda, / aquélla que anegó el viento / de efluvios ancestrales». También el tiempo ocupa un lugar destacado en la poesía de Fernández Gomá, ese transcurrir de la vida ajustada a las manecillas del reloj, al ayer y al mañana, la monotonía de los días y las noches: «Todo se vuelve tiempo transcurrido, holocausto / de nuestros días, desvelando el índice perdido / de la existencia, negándose a sí misma, su origen».
La proliferación del gerundio y el predominio de sustantivos y adjetivos proporcionan una adecuada solidez constructiva al poemario, tanto en su aspecto sintáctico como semántico. Para concluir diremos que la clave tal vez resida íntegramente en el poema titulado “Plegaria de Fuego”, concretamente en los siguientes versos: «Existe una razón que dirime todos los espacios oblicuos, / socavando las estrías convergentes que el viento / hace ondear desde las costas más lejanas / hasta la orilla temprana del salitre, / ventana diáfana, / tras las huellas invictas de las aves / o el clmaro de los hijos de Gea». El cosmos en toda su grandeza y la poeta frente a frente, como espacio oblicuo, vivo, como lo es el verso de Paloma Fernández Gomá.


Título: Espacios oblicuos
Autor: Paloma Fernández Gomá


Editorial: Devenir (Madrid, 2015)

M. Rosa Espinosa. Aimé. En la vida no hay nada provisional.

https://youtu.be/ffnRCnfuRgU

PRESENTACIÓN  27 Noviembre 19:30h
en el GRAN FAMA HOTEL
Av. Mediterráneo, nº 311 Almería

Sinopsis

Aimé es una chica nacida en los años sesenta en Almería. En los ochenta, en plena transición política en España, esta chica trata de ser una mujer independiente, dueña de su vida y de sus decisiones. Para conseguir esta independencia se enfrenta en un principio a su padre y luego al resto del mundo.
A ella le da miedo enamorarse y más aún un compromiso que, de alguna forma, pueda coartar su independencia recientemente conseguida.
Alasdair, un amigo del hermano mayor de Aimé, queda hechizado, desde el primer momento, por ella, pero no quiere que Aimé se involucre, de ninguna manera, en los problemas que viene acarreando su familia desde hace años. Problemas que les llevaron a la muerte de su padre, a la prisión de su hermano mayor, Payton, a la pérdida de todo su patrimonio y al auto destierro a Madrid de su madre, su hermana y de él.
La lucha que mantiene con él mismo, entre ceder al amor que siente por Aimé y evitarle a ella cualquier posible sufrimiento, derivado de sus problemas, hace peligrar un futuro en común.
La ajetreada vida de Aimé y Alasdair se vuelve peligrosa y más cuando intentan asesinar a Aimé y no saben a quién deben enfrentarse para acabar con ese peligro.
La novela trata de contar en primera persona la vida de una chica normal de aquella época, tratando temas tan tabú, como la sexualidad, la homosexualidad, la vida en pareja fuera del matrimonio, la lucha con las tradiciones tan arraigadas en España y representadas en todo su esplendor por su padre.
Aimé cuenta su historia, unas veces con humor, otras con dureza y sobre todo con mucho amor, pasión y erotismo.
Los dos personajes centrales de la obra son Aimé y Alasdair, que se sirven de una serie de personajes secundarios que les ayudan a contar su historia, tales como:
Gabi. Gabriel es hermano y confidente de Aimé. Gabi es una persona alegre y sencilla que aporta a la obra numerosas situaciones de humor. Es gay y la relación existente entre ellos es tan fuerte, sincera y especial, que es el hermano/a que todos quisiéramos tener.
Jaime. Jaime es el típico niño guapo y calavera del que toda adolescente se enamora en el instituto o en la carrera. Éste no siente ningún tipo de empatía hacia nadie y la única persona importante en su vida es él mismo.
Mario. El amigo íntimo de Alasdair que pasa a ser también amigo de Aimé, pero cuya fidelidad pertenece de forma inquebrantable a Alasdair.
Amalia. Amiga íntima de Aimé durante los años de estudios en su ciudad natal. Ella está locamente enamorada de Nicolás, hermano de Aimé.
María. Madre de Aimé. Una mujer que ha vivido su vida dejándose llevar por los acontecimientos que la rodeaban y que ve en su hija a esa heroína que a ella, en secreto, le hubiera gustado ser.
Miguel. Padre de Aimé, un hombre que si hubiera tenido que describirle mi propio padre, habría dicho que Miguel Guerrero era un hombre de los de palabra de honor sin necesidad de contrato escrito. Miguel fue criado bajo estrictas normas de comportamiento, donde el padre es la cabeza visible de una familia y como tal, se deben acatar sus órdenes sin rechistar. El amor a su familia, finalmente, le hace plantearse sus convicciones.
Payton. Es un personaje con mucha fuerza en la novela. Y aunque aparece prácticamente al final, está latente durante toda la obra. Payton es un personaje que tiene vida propia y que se contará en otra novela.
Davena, hermana de Alasdair y al igual que Nicolás y Miguel, que son hermanos de Aimé, aparecen con brevedad y no tienen la misma fuerza que Payton.
Por supuesto en la novela también aparecen personajes “malos” como pueden ser Hugo y Adriana, estos son los “malos conocidos”. Aparecen otros “malos anónimos” que en esta novela solo aparecen fugazmente y que adquirirán mayor protagonismo en la novela de Payton.
A lo largo de la novela, van apareciendo más personajes, pero sin el peso de los anteriores, que realmente son los que viven y comparten la historia de Aimé.

http://editorialseleer.com/

Mª Rosa Espinosa Belmonte

Andrés Rubia. La banda sonora original de un político Tal.

(Metáfora fotográfica de Andrés Rubia )
LA BANDA SONORA ORIGINAL DE UN 
POLÍTICO TAL

(Por Andrés Rubia)

Pongamos que se llama Fernando…
Fernando Gurtrín Pascual es licenciado en derecho con postgrado en administración pública y un master en relaciones internacionales. Está esperando tumbado a que seque el suelo recién fregado, con los pies apoyados en el brazo del sofá. Hace poco menos de dos minutos, la señora de la limpieza ha pasado por allí para hacerle la vida más aséptica.
Las notas musicales de una canción del Sabina se filtran desde la casa de su vecina cincuentona, quien también debe estar en tareas domésticas: El blues de lo que pasa en mi escalera:
El más capullo de mi clase (¡que elemento!)
Llegó hasta el parlamento
Y a sus cuarenta y tantos años,
un escaño
decora con su terno
azul de diputado del gobierno.
Da fe de que ha triunfado
su tripa, que ha engordado
desde el día
que un ujier le llamó su señoría
ycambió a su mujer por una arpía
de pechos operados.
Y sin dejar de ser el mismo bruto
aquel que no sabía
ni dibujar la o con un canuto (…)
Se ha levantado del diván como un resorte. Lo tiene claro. Debe cambiar el mundo pero primero, ha de comenzar por su país.
La canción continúa filtrándose desde la radio de la vecina:
El superclase de mi clase (¡que pardillo!)
se pudre en el banquillo
Y, a sus cuarenta y cinco abriles,
Matarile,
y a la cola del paro
por no haber pasado por el aro.
Vencido, calvo y tieso
se quedó en los huesos
aquel día
que pilló a su mujer en plena orgía
con el miembro del miembro (¡qué ironía!)
más tonto del congreso.
Y sin dejar de ser el mismo sabio
que para hacer poesía,
sólo tenía que mover los labios (…)
Se acerca a la mesa de su despacho, se sienta. Click, on, oummmmmm… Impaciente escucha el zumbido sordo del ordenador mientras arranca. Espera. En apenas un minuto, en la pantalla obtiene el Word con el cursor parpadeándole. No debe escapársele la idea. Se pone a escribir como si fuera una cuestión de ahora o nunca, como si la inspiración no fuera a durarle mucho más de lo que ese orgasmo mental:
El problema no es la ambición, el problema es dónde ensordecer, cercanos a esa frontera entre la honradez y la inmoralidad humana donde la codicia grita tentando al individuo.
El problema no es la tentación del poder patrañero, de su propósito acabado en éxito o en ladronicio. La cuestión, la perniciosa enfermedad es que, impiadosa como una pandemia, la sociedad es capaz de lo más rapaz y fagocita a profesiones y profesionales honestos; entonces, las leyes voraces de los poderosos y corruptos, delimitan el número de románticos llamándoles revolucionarios.
Son pocos los poetas de verdad sublimando verdades con modales ancestrales, loables, adolecidos. Son muchos los políticos, por contra, promulgando mentiras con maneras eficaces. Luego está el dinero, pero ya se sabe, ahí está la historia del mundo que regresa una y otra vez a contarnos que… (Vuelta a empezar)…
El problema no es la ambición, el problema es dónde quedarse sin audición, en ese límite entre la honradez y la inmoralidad humana donde la codicia grita tentando (…)
Fernando Gurtrín funda una plataforma política de talante liberal progresista. Tras cinco años, logra ser líder de la oposición con ese partido. Veintisiete meses después gana las elecciones generales y sube a la presidencia del gobierno.
Hoy es el día. Sorprendentemente no vendió su despacho en el barrio Salamanca pese a sus periplos por Moncloa. Mi opinión es que disfrutaba con la música que ponía su vecina choni. Sí, hoy es el día. Aquí aguarda a que venga a recogerle el coche oficial. Entretanto, sobre el brazo del sofá, posa los pies respirando el olor a lejía perfumada. El fregasuelos huele bien, a lavanda. Escucha cantar al chico gay de la limpieza que dos semanas antes contrató para compensar un favor de silencio que debía a su padre, el tesorero del partido:
Ná te debo, ná te pido
me voy de tu vera
olvídame ya,
que he pagado con oro
tus carnes morenas
¡no maldigas, paya!
Que estamos en paz.
No te quiero, no me quieras,
si tó me lo diste
yo ná te pedí.
No me eches en cara
que tó lo perdiste,
también a tu vera
yo tó lo perdí (…)
Será llamado a declarar por varios delitos de malversación de fondos y prevaricación, tráfico de influencias, filtración de documentos, financiación irregular y apropiación indebida. Está tranquilo. Dos jueces entraron en el supremo gracias a él y a poco de Gurtrín sentarse en la presidencia de estado.
Yo ya he cumplido. He contado la historia de Fernando Gurtrín Pascual. ¡La leche! ¡Un tío que es la leche!.
No me esperéis en ningún mitin en estos próximos meses aplaudiendo a nadie, insisto, a nadie, a ningún político bien entrenado para timar en el nombre o no del capitalismo. Han esquilmado por completo mi confianza. La biblia de la nueva democracia ya me la leí y no soy creyente, gracias a dios. En su lugar supongo que tomaré mi coche, pondré a mi amigo Fumangie en el cedé y escucharé esa canción, manual de buena fe, aquella que dice:
Marcar la equidistancia
entre dos puntos sin nada en común.
Descubrir las veredas
que a un lado, no se dejan ver.
Deletrear las palabras
letra a letra, suelen doler más.
Piedad, una de ellas,
y estar atentos por si hay que correr.
Seguimos aferrados al manual de buena fe.
Seguimos aferrados al manual de buena fe (…)
Entonces llegará el momento de seguir siendo estafado por el ayuntamiento y la O.R.A. Aparcaré. Monedas al cajón. Cooperaré con los sueldos y nóminas de alcalde, concejales y gualdrapas varios… demasiados. Me dirigiré al karaoke. Una vez allí, cuando me dejen, “tó” castizo y muy digno, pediré cantar esa coplilla de Quintero-León y Quiroga:
¡Ay, pena, penita, pena -pena-,
pena de mi corazón,
que me corre por las venas -pena-
con la fuerza de un ciclón!
Es lo mismo que un nublado
de tiniebla y pedernal.
Es un potro desbocado
que no sabe dónde va.
Es un desierto de arena -pena-,
es mi gloria en un penal.
¡Ay, penal! ¡Ay, penal!
¡Ay, pena, penita, pena!
Cuando salga, ya habrá oscurecido y será hora de volver al lugar donde hago culto a mi bohemia desapercibida. Permaneceré un minuto reflexivo en la puerta y regresará a mi mente esa frase:
El problema no es la ambición, el problema es dónde ensordecer, cercanos a esa frontera entre la honradez y la inmoralidad humana donde la codicia grita tentando al individuo.
¡Bah! ¡Que les den! –
Y me marcharé a casa en silencio, queriendo ser un ignorante, un niño de cinco años, sin música, quizá algo abatido, escuchando el ruido del motor, el cliqueo de la intermitencia bajo el salpicadero, el rumor de las calles mientras los semáforos en rojo, el murmullo frío de la ciudad disipándose con la noche mientras arruga sus pulsaciones por minuto. Siempre pensaré que la vida puede devolvernos la ilusión con el siguiente día, a menos que sea la última vez, el último día que la existencia te permita pensar.

Si sólo fuera. Maria Ángeles Lonardi

Poema inspirado en la Marcha de la vergüenza que salió en los diarios el 21/10/15. Una columna de refugiados sirios que atraviesan Eslovenia buscando un lugar menos hostil. Evitando el frio invierno inminente y huyendo del horror de la guerra.

 

                      SI SÓLO FUERA…

Si solo fuera dejar la vida abandonada
a orillas del mar Egeo
o al borde de la última frontera…
Si solo de tratara de reducir de pronto
tu vida a una pequeña mochila
y abrazarte en silencio a tu hijo
estrujarlo contra tu pecho
para que no tenga miedo
para evitarle un trauma feroz
para que no olvide tu latido
tu cariño, tu amor, tu raíz
que es la suya
que es la de tantos
Desplazados
Refugiados
Excluidos
Árboles arrancados de su bosque
que ya no será jamás el mismo.
Si solo bastara con el sacrificio
de tanta niñez inocente.
Si solo fuera cuestión
de religión, de ideología
de guerras absurdas
de muertes evitables
de hipocresía siniestra
o de astucia mal entendida…
Si parece que
es la estupidez humana
la que nos caracteriza
la que nos deja, una vez más,
en evidencia, al desnudo
frente a nuestra idiota manera
de ser, sin ser protagonistas
de ver sin mirar, sin razón
sin escrúpulos, sin justificativos
sin vergüenza, sin humanidad
sin amor…sin saber de la caridad…
Pero eso sí,
hay algo que hemos aprendido
en este tiempo absurdo y de delirio:
sólo es importante aprender
y saber muy bien cómo mirarse
el ombligo.

Maria A. Lonardi 22/10/15

Mi corazón siente llamarte. Francisco Llanes Ramirez

Mi Corazón Siente Llamarte
No me han visto llorar por tu persona,
Cuando ya hace días tus rosas se secaron…
Pues para mi no necesitaste otra corona,
Que la pureza de mi Amor Glorificado.
Todo se hace sol en la penumbra,
Cuando recuerdo nuestros idilios consagrados…
Y vuelvo a llorar de nuevo en mi tristeza,
Cuado siento el vació de tú lado…
Tú sigues siendo los días de mis ensueños,
Y ahora las noches de mis mil tormentos…
Y aun sigo llorando y soñando a un tiempo,
Sin que vean mis ojos lo que ya está muerto.
Te siento hablar sin que me hables,
Te siento reír sin que me rías…
Y mi corazón siente llamarte,
Aún cuando tú sigues dormida…
Tú serás estiércol para los Lirios,
Que tanto saben de tú sufrir…
Tú fuiste buena como ninguna,
Y hasta las flores sienten por ti.
¡Juana¡ ¡Tú eres mi calvario
después de tú morir!
FRANCISCO LLANES RAMÍREZ
Valverde del Camino, Noviembre de 2.001