POEMARIO ALADO ROMPE CRISIS

Autor: Washington Daniel Gorosito Pérez

PÁJARO POETA
Una máquina de escribir rota,
descansa bajo el encino,
vieja como las enigmáticas estrellas.
Un pájaro azul
pica las teclas desvencijadas,
extendiendo sus delicadas alas.

Las palabras,
vuelan una a una
se acomodan a su gusto
formando líneas de versos,
que el viento susurra
y
surgen
rayos luminosos por doquier
en la etérea transparencia.

Extraño conflicto,
poesía y luz
retan a la oscuridad
de las crisis humanas,
más versos para amanecer
y llegará la claridad.
CLARIDAD

¿Cuáles son los límites de la noche
que trajo el hombre?

¿Hay nostalgia en la sombra?

Mi mente ya enajenada
busca la claridad.

Mi energía está mal orientada.
¿Cómo escribir poesía?

Cuando hay tantas cosas “útiles”
por hacer dicen por ahí.

Crisis, crisis, crisis, crisis,
se oye un murmullo que
acaba en grito ensordecedor.

De valores, económica, moral,
racial, política, crisis…

Mientras yo poeta,
humildemente,
descargo mis frustraciones
en unos cuantos versos
en los que se incluyen
trocitos de esperanza.

ESPERANZA EN EL ASCENSO

Descendemos
de eso no hay dudas.
la paz endeble en que vivíamos
se ha roto dicen “para siempre”.

¿Qué nos queda a los poetas?

Escoger, entre el conformismo
y la sedición

Callar o escribir,
sólo eso nos queda.

Eso sí,
aborrecer la neutralidad
existir pese a todo
a pesar de los presagios,
de las crisis, de la muerte.

Es que hay mucho por hacer
en el exilio de las palabras.

Descendemos,
como el sol al final del día,
y
como la luna
los poetas
nos rebelamos.



PALABRAS PERDIDAS

Lluvia de letras sobre el
paisaje del desamparo- O. Paz.

Me envuelvo en las palabras
como un manto protector.

La poesía me separa
del áspero mundo de las manipulaciones
mecánicas y normalizadas.

Desciendo recordando
el abismo del destino.

Me faltan las palabras redentoras
para alumbrar las tinieblas humanas,
sacudidas por el estruendosas crisis
y sus monstruos,
las bombas, la pobreza, la esclavitud,
que no dejan percibir
el triste susurro del alma.

Por lo tanto tristemente
no me puedo sorprender
que me falle una y otra vez
el lenguaje
para pintar la realidad
y brindar una
esquelética esperanza.

ESQUELÉTICA ESPERANZA

No se ven las mariposas,
sólo un puñado de gorriones
caminan velozmente dando tumbos por la calle,
picando piedritas de colores.
El aire frío duele
y la falsa calma abruma.
Antesala de metamorfosis,
palabras clausuradas
el tiempo del silencio
o la complejidad del silencio.
Un pájaro símbolo
hilvana melodías
ese poema sonoro es la ruptura
esquelética esperanza.

ALEJO VIVAS RAMÍREZ

Alejo Vivas Ramírez (Alejandro Vivas). Michelena, Estado Táchira, Venezuela. —Fundador de la Peña Literaria “Medardo Vivas Pérez” y del museo de Artes y Ciencias de Michelena, los cuales preside. Varios de sus poemas han sido publicados en media docena de antologías en España y en los portales digitales:  Revista “Cantera literaria” ( México), Editorial despertar (Argentina), Crear en Salamanca (España). En Venezuela: Antología Primer encuentro de poetas jóvenes (13vo festival mundial de poesía) —El perro y la rana, revista cultural digital Bordes, Letralia y El ojo Memorioso. De la Comedia Humana y sus fatalidades (Primer Premio de Poesía Joven “Rafael Guerrero”, 2014 coordinado por la casa de letras Andrés Bello y la Plataforma del libro y la lectura – Táchira) —(Zócalo Editores, 2016), Un puñado de sombras —(Zócalo Editores, 2017), Un ala incierta (Primer Premio Nacional de Poesía Stainless Steel Valencia – Fundalharayu) – (Zócalo Editores, 2017.); Lento reclinar de la noche (Zócalo Editores, 2017), Concilio de Búhos – (Zócalo Editores, 2018).

1

Voy de abismo

Como lo callado

Porque marzo

Se escucha en esos pájaros

Y ser es menos que un No

De brasas en espera

2

Soy el que se mira tarde

Embellecido por el luto

Al tocarse de espaldas

La torcedura

Del sueño

3

A Sandra Acevedo Bonilla

Siempre infinita en lo maravilloso

*

Tu aire de Lechuza
Se siente en estos querubes de relojería
Que traen a mis manos
El rubor de tus huellas 
Cazadoras de infinitos

**

Me aferro al calendario

A tu raíz de fiebre por no decirlo

Ahora que le explico a mi brazo

Este amor insostenible

***

Ni razón ni alas
La espléndida exactitud 
De volver al Te quiero


Me deja distante 
Y sin caminos

****

Digo piedra si te nombro

Y me hago astillas

Cuánto de mortal

Tienes en lo más sublime

4

Extraña
Esta luz que no germina:
Sereno es su vacío
En volúmenes de arena

Secreta es su lengua
Y su empuñadura

5

A Gabriel Niño Acevedo

Inmenso en mi alegría.

Ponme un corazón

Con la misma alegría

De la plastilina

Y dime el nombre

De esos animales

Que guardas

En los bolsillos

Prometo darles un espacio

En el desorden de mi barba

Y celebrar tus juegos con un salmo

6

Empuñada
Desde no sé quién

Mi bandera negra

7

A Sheryl Camargo

Mi voz

Hecha de la promesa de tu sombra

Es un aullido con la piel enternecida

Bajo el influjo de los pinos

En el lunar que ocupas

Porque sólo tú conoces

Los motivos del Lobo

8

Fingí mi tumba

Su altura abierta

Dentro

Un gallo cantaba

Algo negro

9

Es mentira

Donde me salvo

Y no te basta

Con morirme

Por ello me detengo

Entre el puede sery nunca

De un extremo sin atadura

10

Esas alimañas que otorgan piedad a mis pesadillas entrechocan su sombra cuando las rodillas se alzan hasta la garganta y las palabras traen vicios se obstruye toda genealogía del pensamiento y renuncio al tema de la crucificción tambaleando en la rapidez de los perfumes cuando ronda al anochecer el rumor de una cerilla son mis costumbres lapidas que recorren el cuerpo en un huracán de sangre y revienta el paraíso sobre un plato dispuesto a sajar la sed que nos agobia la herida es definitiva cuando los astros echan a rodar ¿sabrás decir entonces qué escuchas?

ANTONIETTA TIBERIA. EL HAIKUS Y OTRAS COSAS por María Ángeles Lonardi

Antonietta Tiberia

Antonietta Tiberia, originaria de Ciociaria, romana por adopción y cosmopolita por vocación, vive entre Roma y Ceccano, en la provincia de Frosinone. Hace malabares con la ficción, la poesía y las traducciones.

Ha publicado Calpestando le aiuole, I racconti del ponte, Haiku per un anno leestile y 5 libros traducidos: del español (Di oggi, Omero prende solo il fiore, poesie di M. Paoletti); del inglés Jorge (poesie di Sotirios Pastakas); tácita / Inespresso (poesie di Fatiha Morchid) e Il mio nome è Bond (autobiografia di Roger Moore); de la astrología árabe francesa. Fue editora de la revista literaria “línfera” y actualmente trabaja en la revista de poesía “Il Mangiaparole”.

Ha publicado artículos, cuentos, poemas, prefacios y reseñas sobre diversas antologías, periódicos, revistas y periódicos en línea. Contactar: ndettatiberia@gmail.com

Facebook: antonietta tiberia



Reseña de “Haikus para un año bisiesto” de Antonietta Tiberia. Edictado por Progetto Cultura. Roma, Italia.

En italiano: “Haiku per un anno bisestile” de Antonietta Tiberia. Edizione Proggetto Cultura.

Lo primero que llama la atención es el título. Y ¿por qué este título? Según la propia autora refiere, el título fue elegido porque el libro está concebido como el diario de un año bisiesto; de hecho, comienza el primero de enero y termina el 31 de diciembre y los haiku tienen un total de 366. Como si la propuesta fuera leer uno cada día del año.

Este libro está concebido con mucho trabajo y dedicación y es el producto terminado de un exhaustivo trabajo de la autora que ha sabido prepararse y ahondar en el arte del Haiku. Como bien es sabido, el haiku, es un tipo de poema que responde a unas características especiales y esenciales, que si no se cumplen, no se convierte en haiku.

Se cree erróneamente, que el haiku es una composición sencilla, fácil de escribir: sólo tres versos y diecisiete sílabas. Lo difícil no es elaborar una estructura de estas características, sino que sea un haiku lo escrito.

Y es que muchos poetas no han percibido el trasfondo, la esencia de esta composición, y se han lanzado sin más a componer centenares de “haikus” como un medio exótico. Porque el haiku, está de moda en medio mundo.

Se ha maltratado al haiku hasta límites impensados. El haiku japonés, requiere la extinción de la vanidad, la huida del ego y la ausencia del haijin o escritor en la escena. Nada de creaciones humanas como las figuras literarias (salvo onomatopeyas y aliteraciones), nada de palabras complejas y abstractas, nada de proselitismo, ideologías, dogmas, sentencias, filosofía y valores morales. Y algunos creen que, para ser considerado un buen escritor, hay que escribir por lo menos un libro de haikus.

Basándome en explicaciones del taller de escritores de Cesar Sánchez. Del blog: https://www.tallerdeescritores.com/que-es-un-haiku

Podemos concluir que, según la tradición, todo haiku ha de incluir un kigo

El kigo es una palabra o expresión que indica la época del año a la que se refiere un poema. Por ejemplo, la palabra “nevada” remite al invierno, ya que es en esta época cuando más nieva. La expresión “cerezos en flor”, por su parte, remite a la primavera.

El rasgo más distintivo de un haiku es su forma: los haikus se escriben en tres versos sin rima, de 5, 7 y 5 sílabas, respectivamente. Esta métrica es flexible: se puede escribir haikus que tengan un número de sílabas ligeramente distinto.

No pueden faltar las escenas de la naturaleza (animales, plantas, paisajes, fenómenos meteorológicos) o de la vida cotidiana, en los pueblos, en las ciudades y en los caminos.

En un haiku el haijin transmite la emoción que ha sentido al contemplar algo. el haiku deja de ser meramente descriptivo y pasa a ser poesía. La impresión transmitida puede ser una de belleza, de armonía, de serenidad, de fugacidad, de melancolía Y es importante que la escena de la que se habla tenga connotaciones universales.

Se escriben con un estilo coloquial, evitando que el lector se distraiga de lo realmente importante en el poema: la escena y la impresión que ha causado su contemplación.

La autora ha logrado su cometido y en estos Haikus. Ella ha escogido estos haikus del libro, que fueron traducidos por mí, bajo su supervisión.

Antonietta Tiberia, ha conquistado la técnica y consigue hacernos llegar a la contemplación. Espero que los disfruten tanto como yo.



A MO’ DI HAIKU                         Como un Haiku

Il muschio cede                              El musgo cede
morbido e vellutato                         suave y aterciopelado
sotto i miei piedi                              bajo mis pies.

Le stelle lucono                  Las estrellas brillan
sullo sfondo del cielo        en el fondo del cielo
come annebbiate            como ofuscadas.

Un vaso di gerani            Un vaso de geranios
tra le tendine bianche         entre blancas cortinillas
sul davanzale                sobre el alféizar.

Pioggia obliqua            Lluvia oblicua
frustava le finestre-            azota las ventanas
sempre più fitta            siempre más punzante.

Prendono il sole            Toman el sol
col piumaggio arruffato        con plumaje erizado
due tortorelle                dos tórtolitas

Litigio in strada-            Peleas callejeras
risuonano nell’aria            resuenan en el aire
urla e bestemmie            gritos y blasfemias.

Rami scarniti                 Rama descarnada
come mani di vecchi-        como mano de viejo
linfe dormienti            linfa durmiente.

Sulla scarpata             En la ladera
giunchiglie già fiorite-        narcisos ya en flor
grigio gennaio            enero gris.

Albe invernali             Alba invernal
si tingono di rosa-            está teñida en rosa
la città dorme                la ciudad duerme.

Fuori la neve continua         Fuera la nieve continua
a svolazzare                 revoloteando
in bianchi fiocchi            en blancos copos.

Fine gennaio                 Finales de enero
fuori dal calendario-            fuera del calendario
sole cocente                sol ardiente.

Cadono al suolo             Caen al suelo   
coriandoli lanciati-            confeti lanzado
è carnevale                es carnaval.

Fine d’inverno-            Fin del invierno
dalle finestre aperte             con ventanas abiertas
canti di donne            cántico de mujer.

Sulla ringhiera             En la barandilla
il colombaccio tuba-            la paloma tiene
canto d’amore            canto de amor

Multicolori                 Multicolor
anemoni di bosco             anémonas de madera
ridono al sole                se ríen al sol.

Sovrasta il tronco             Sobresale el tronco
una nuvola bianca-            una nube blanca
fiori di pero                flores de pera.

Asfalto caldo                 Asfalto caliente   
steso a tappare buche-        extenso tapando baches
fiuto l’odore                olfateo el olor.

2
Nel freddo sole            En el frio sol
il nido freme, attende         el nido tiembla, espera
l’ultima cova                la última eclosión

Fulmini e scrocchi-            Relámpagos y grietas
temporale d’estate-            tormenta de verano
tetti fumanti                techos humeantes.

Pioppi fioriti-                Alamos con flores
lanugine volante-            pelusa voladora
occhi arrossati            ojos enrojecidos.

Il vento sferza             Latigazos del viento
i corpi alleggeriti             el cuerpo aligerado
dagli indumenti            de toda indumentaria.

Con foglie nuove             Con hojas nuevas
l’edera abbarbicata             la hiedra arraigada
riveste il tronco            reviste el tronco.

Cadono a terra             Caen al suelo
dalle robinie in fiore             de las acacias en flor
fiocchi leggeri                ligeros copos.

Grondano acqua             Chorrean agua
bagnati fuori orario             bañados fuera de hora
i gelsomini                los jazmines.

Sera di maggio-            Noche de mayo
baluginii di luce             destellos de luz
nei campi bui                en campos oscuros.

S’aprono al sole             Se abren al sol
i fiori infreddoliti-            las flores heladas
timidamente                tímidamente.

3
Chiaro mattino-            Mañana despejada
un uccello si spulcia-            un pájaro se espulga
colpi di becco                golpes  con el pico.

Sui prati in fiore             En los prados en flor
si abbassano gli storni-        si bajan los estorninos
insetti all’erta                insectos en alerta.

Giunge alle nari            Llega a la nariz
odor di legna fresca-            el olor de madera fresca
taglio di macchia            corte de matorral.

Tenere e bianche             Suaves y blancos
le nuvole di maggio-            las nubes de mayo
femminei veli                velos femeninos.

Scosto le tende             Quito las cortinas
a far entrare il sole-            para dejar que el sol entre
mosche in attesa            moscas en espera.

Tre girasoli e,             Tres girasoles
doppia nello specchio,         duplicada en el espejo
la luce gialla                 luz amarilla.

Colora muri                 Color de muro
in cerca di contatto-            en busca de contacto
fior di lantana                flores de verbena.

Rosso il papavero             La amapola roja
rompe il verde dei campi-        rompe el verde del campo
grave silenzio                grave silencio.

Tratti da Haiku per un anno bisestile,
Ed. Progetto Cultura
Tradotto da Maria Angeles Lonardi y Antonietta Tiberia.






EL SIGNO DE LOS BORREGOS

El Signo de los Borregos.
Es una obra dura y contundente que describe a lo largo de sus páginas, la enorme lucha que mantienen durante toda su vida, una serie de personas provenientes de diferente extracto y posición social en su incansable afán por superarse a sí mismos, en su empeño por salirse de los rebaños creados por las burocracias de todo tipo en los que sobresale  gente inculta e ignorante y sobre todo por su innegable constancia en intentar escapar de estas influencias situándose lo más lejos posible de sus nefastas decisiones.
Todo este relato, sucede al compás y dentro de una sociedad, donde la corrupción política y empresarial, el poder del dinero y los duros cruces entre los diferentes intereses creados, campean a su antojo por toda la sociedad española.
Sale esta inédita novela a la luz, desde las bases de un potente e interesante relato donde se combinan a la perfección, pequeñas dosis de ficción con otras totalmente reales. Todo ello en el intento de reflejar la cruda y cruel realidad en la que tristemente vivimos.
Podrás descubrir, a lo largo de su lectura, un plantel de personajes, de diversa índole y condición, entre los que se entremezclan sentimientos, ideales, intereses, enfrentamientos, rencores y odios hasta llegar a cuotas inimaginables.
A lo largo de su interesante lectura, querido lector o lectora, desde el interior de las páginas de este libro, podrás ver de una forma clara una serie de acciones, reacciones, maquinaciones y hechos alucinantes, que te mantendrán en vilo hasta la misma frase final.

EL SIGNO DE LOS BORREGOS
EL SIGNO DE LOS BORREGOS

SEBASTIÁN UROS MOLINA

Biografía:

Sebastián Uros Molina (1953, Irún, Guipúzcua) Director General del Grupo Euro Mobel ubicado en el País Vasco. Actualmente jubilado. Desarrolló su actividad principal en la gestión empresarial. Destacó principalmente por su ingenio dentro del mundo del diseño y de la instalación de todo tipo de colectividades. Su aportación principal a este sector fue lo que se denominó como “la oferta integral”. Su afición a la escritura nace desde la infinidad de proyectos, artículos e informes que desarrolló a lo largo de su vida empresarial. Sus extraordinarias vivencias pasadas en los más de 35 años de profesión son de tal variedad y riqueza que le han animado a reflejarlo en los libros. Esta es la primera novela-relato que lanza al mercado. Es una sublime entremezcla de ficción con realidad, desarrollando de forma espectacular desde su propia organización empresarial, las experiencias vividas en el mundo de los negocios al más alto nivel, un mundo donde campean a su antojo los peores males que trae consigo el desarrollo de un capitalismo salvaje y sin ningún tipo de escrúpulos. La visión de esta obra está desarrollada, desde un punto de visto totalmente inédito, recoge situaciones y acciones que no hacen sino reflejar la realidad de los trágicos momentos que ha traído la ambición desmesurada y sin control de muchos políticos y empresarios en nuestro país.


Washington Daniel Gorosito Pérez (II)


EL MONTE HERIDO
Una algarabía de colores
como un arco iris
rompe con el negro de las nubes nocturnas.
El monte amanece herido.
Brota de él un humo azulado,
los árboles mandan
señales de fuego apocalíptico.
Batahola de extinción.
La tierra de dolor preñada.
Las aves huyen,
no es el invierno que las aleja.
Hay exilio de aromas florales,
se oscurece el verde de la esperanza,
mientras se cierran
los pulmones del planeta.
EL ÁRBOL 
Las veloces golondrinas
cierran las ventanas del cielo,
multiplicidad de movimientos,
muchedumbre sin fronteras.
Abajo,
locomotoras que aúllan
el dolor de los migrantes
que trepan
pletóricos de pavor.
Pequeñas realidades inconexas,
en el círculo blanco del tiempo.
Náufragos en tierra,
islas de indiferencia y cenizas
los marcan.
Sus ojos inquietos buscan
el azul liberador del cielo
y la verdadera luz del sol.
Mientras,
el corpóreo ombú
fantasmagórico,
un árbol monumental
imagen salida de un negro sueño,
extiende sus manos vacías
recibiendo páginas sepias
que le regala el viento
con residuos de palabras.
EL GRITO DE LA TIERRA 
Desde el fondo de la tierra brota un sonido…
Se oye desgarrador.
No hay brisas luminosas.
Ni pájaros que vuelen.
Los nidos y el cielo se ven desiertos.
¿Por qué no resuenan las tonadas
armoniosas en el cielo?
Nadie las oye, o somos sordos al viento.
Ya los brazos de los árboles,
no se elevan con donaire,
caen como cansados a ambos lados del tronco.
Las hojas no vibran al ser acariciadas
por el Pampero del sur,
sólo caen…
No hay canto, hay lamento…
Lamento del mundo,
a través del grito de la tierra.
¡Cuánto dolor dormido y atrapado!
Desechando sombras, sofocando infiernos.
Ruedan lágrimas de intenso dolor,
por vanidades que han cubierto nuestras almas,
ciegas al hambre, la deforestación y la polución.
Desde el fondo emerge,
el grito de la tierra,
apremiante de dudas angustiosas
Lamento de un mundo.
Suspenso de guerra…
ODISEA
El bosque vuelve apocalíptico
el silencio.
Los oyameles están ansiosos
por la espera.
Todo es equilibrio natural,
se apacigua el viento
y conversa con las nubes.
Las Monarcas
mariposas resplandecientes
fluyen del norte al sur.
Inquieta sombra,
mosaicos de vida,
pétalos deshojados caen del cielo.
Naufragas naranja y oro,
embriagadas de sol,
buscando su Ítaca.
  • Las mariposas Monarca, migran de Canadá a los bosques del centro de México, la mayoría al Estado de Michoacán a pasar el invierno.

PLACERES 
El viento trae melodías lejanas,
abrasa suavemente las espigas
produciendo leves movimientos
desgarbados.
El sol,
se va tornando anaranjado,
lentamente…
Disfruto ese placer arcaico
que me regala la naturaleza
infundiéndome,
paz y sosiego.
Mientras
los pájaros migrantes
humillan el silencio.
Muy cerca de mí
un jazmín
anuncia el comienzo de su reinado
y se dispone
a desplegar lentamente
su velamen
entre los escombros de la tarde.

VERSOS VERSUS TSUNAMIS 
La poesía,
no está hecha
sólo de palabras,
tiene lágrimas de mar
muy saladas.
Hay amargos silencios
que rondan la desgastada,
escalera del olvido.
Se integran luces portuarias
y sus múltiples matices.
Hay mástiles,
proas y popas,
y se sueltan amarras
desde el añejo muelle.
El viento amigo
hincha velas a reventar
que buscan el núcleo
de la tormenta,
naufragantes versos.
Se irán al sacrificio
y calmarán el dolor
de los océanos
que ya no darán
coletazos de furia.
Washington Daniel Gorosito Pérez

INVITADOS AL PARAÍSO DE MARÍA ESTHER DE MIGUEL

Reseña de “Invitados al paraíso de María Esther de Miguel

De N. Daniela Churruarín. Maizal Ediciones, 2018.
INVITADOS AL PARAÍSO DE MARÍA ESTHER DE MIGUEL
N. Daniela Churruarin

Hace unos días recibí con mucha alegría este hermoso regalo y me lo leí con mucho interés y un entusiasmo especial. Ya llegué al final y no puedo más que exclamar ¡Qué belleza! Felicitaciones Daniela, por este gran trabajo y por esta obra imprescindible y tan necesaria, para conocer la parte más humana de nuestra querida María Esther De Miguel y gracias también por la dedicatoria del libro. Voy a comenzar agradeciendo, como no, a mi familia, padres y hermanas, por este regalo, porque eligieron muy acertadamente. 
 

El 1 de diciembre de este año, se cumplió un nuevo aniversario de la fundación de Larroque, mi querida ciudad natal, y estoy muy feliz de poder celebrar otro aniversario, aunque a doce mil kilómetros, recorriendo nuevamente con esta lectura bellos paisajes, calles nostálgicas e historias atemporales de mi terruño y aún más feliz si cabe, de poder hacerlo recordando, de la mano de estos relatos y de las anécdotas que contiene este libro, a una tierra tan querida y entrañable que me vio nacer y crecer, a la que estoy muy unida y a la que no olvidaré nunca. La misma tierra que vio nacer y crecer a una gran escritora, exitosa y muy laureada que salió de Larroque un día, hace unos cuantos años, para terminar en Buenos Aires, la gran capital. Esta lectura, este libro tan bien escrito, tiene una particularidad que he descubierto en estos días: mientras iba leyendo, se iba haciendo inexistente la distancia y yo iba cruzando el atlántico en un abrir y cerrar de ojos. ¿Qué más se puede pedir!? Qué se puede decir cuando se siente felicidad compartida por los logros, alegría por la satisfacción del éxito conseguido y una deliciosa sensación, a veces indescriptible, de sensiblería copoblana.
Un libro muy necesario y fundamental para quien quiera conocer a nuestra querida escritora, “la cuentera”, como le gustaba llamarse, para ahondar en sus vivencias, en sus días de Larroque, en Gualeguay, Santa Fe, Buenos Aires y por todo su periplo. Este libro, reúne y sintetiza su vida y obra con rigor histórico y literario, con muy buena fotografía y muchos documentos y anécdotas. Suma además, valiosísimos comentarios de otros autores contemporáneos a María Esther, que la conocieron de cerca y compartieron con ella sus aventuras y peripecias literarias. Una obra exquisita que resulta imprescindible dado que, en Larroque y en el sur entrerriano, no había un libro para saber de la vida de la autora o para que el visitante, de la que fue su casa en Larroque, “La Tera” pudiera llevarse de recuerdo o para conocer aun más, la figura de esta gran escritora, de esta dama de las letras.
DANIELA CHURRUARIN
Libro de poemas
Sin duda es un gran trabajo de investigación el que llevó a cabo Daniela Churruarín y que dio por resultado este magnífico trabajo, esta obra biográfica, que es una joyita. Muy recomendable para quienes quieran conocer el otro lado de la vida de María Esther de Miguel. Para mí ha sido un magnífico regalo, un placer al leerlo porque es de lectura ágil y para nada tedioso y un orgullo, como mujer y como hija de Larroque, también para todos los que nos identificamos con el sur entrerriano, que tan rico aporte ha hecho y hace a nuestro acervo cultural argentino.
MARÍA ESTHER DE MIGUEL
Un libro intenso, con muchos detalles que permite conocer a una mujer de una sencillez admirable, con mucho sentido del humor, que sabía de la vida y de las cosas importantes, que te hablaba del tiempo que lleva preparar un buen mate y de lo maravilloso de ese pueblo que queda a medio camino de todo y donde no van los turistas. Un libro que nos muestra una mujer muy valiosa, en palabras de la autora vertidas en una nota al Diario Acción Larroque: una genia y figura de la literatura y una reconocida dirigente cultural, que también debe ser reconocida por su tarea en defensa del papel de la mujer escritora. Y sobre todo, resalto en ella la capacidad de dar, lo que es digno de destacar en estos tiempos, devolviendo a la sociedad lo que uno ha recibido. Y para terminar, citando a Marta Mercader (página 170): “María Esther era por sobre todo una embajadora de la alegría, de la alegría vital, de la alegría porque sí. Esto no significa que a veces no se mostrara preocupada o incluso indignada ante ciertos hechos de la vida pública. Quiero decir que, más allá de sus opiniones, prevalecía en ella un sostenido tono vital, un amor a la vida que resplandecía en sus ojos celestes. Era un don innato, como un halo angélico. La vamos a extrañar mucho. No es cierto que ahora esté calladita y sola en el cementerio de Larroque. Seguirá muy cerca de nosotros, tal vez en una silla vacía que nadie se atreverá a ocupar en la mesa de La Biela. María Esther es irreemplazable”.
Y Daniela Churruarín ha sabido meterse en la piel de María Esther y nos lo transmite todo en este libro, por eso es una magnífica invitación a conocer su vida y obra, a adentrarnos en el paraíso de María Esther de Miguel.

©María Ángeles Lonardi
Diciembre 1, 2018
En este enlace se puede conocer a la autora referenciada:

ROBERTO MAGGIANI. TRES POEMAS

Estamos en el mes que más actividades hacen los colegios, las universidades,… concursos no faltan sobre Halloween como una forma de compartir lazos entre las distintas etnias en una fiesta que para los españoles es adoptada, pero no por eso menos importante.
Hoy queremos acercarnos a Italia, en concreto a ROBERTO MAGGIANI, para demostrar que las revistas en España también están abiertas a otra poesía mas allá de los pirineos.

tre poesie – tres poemas 

traduzione di Marcela Filippi


Biografia


ROBERTO MAGGIANIRoberto Maggiani è nato a Carrara nel 1968 e vive a Roma, dove insegna. Laureato in Fisica all’Università di Pisa, ha conseguito un Master di secondo livello in Scienza e Tecnologia Spaziale. Ha fondato, insieme a Giuliano Brenna, la rivista letteraria libera on line LaRecherche.it, di cui è coordinatore di Redazione e per la quale cura la collana di e-book “Libri liberi”. È Presidente dell’omonima associazione culturale.
Ha pubblicato varie raccolte di versi, le più recenti sono: “Scienza aleatoria” (LietoColle, 2010), “La bellezza non si somma” (Italic, 2014), “Marmo in guerra”, con fotografie di Paolo Maggiani (Edizioni La Grafica Pisana, 2014), “Angoli interni” (Passigli Poesia, 2018). Suoi testi e traduzioni dal portoghese sono pubblicati su varie riviste letterarie e antologie. Ha conseguito vari riconoscimenti, tra cui il premio Lerici Pea 2014 per la poesia inedita. Ha pubblicato i romanzi: “L’ordine morale del Paradiso” (LaRecherche.it, 2015) e “Affinità divergenti” (Italic Pequod, 2018). È giurato e Presidente del Premio Letterario Nazionale “Il Giardino di Babuk – Proust en Italie”.

Biografía


Roberto Maggiani nació en Carrara en 1968 y vive en Roma, donde enseña. Graduado en Física en la Universidad de Pisa, recibió un Master de segundo nivel en Ciencia y Tecnología Espacial. Fundó, junto con Giuliano Brenna, la revista literaria libre online LaRecherche.it, de la cual es coordinador editorial y de la cual es responsable de la serie de libros electrónicos “Libri Liberi”. Es presidente de la asociación cultural homónima.
Ha publicado varias colecciones de versos, las más recientes son: “Scienza aleatoria” (LietoColle, 2010), “La bellezza non si somma” (Italic, 2014), “Marmo in guerra”, con fotografías de Paolo Maggiani (Edizioni La Grafica Pisana, 2014), “Angoli interni” (Passigli Poesia, 2018). Sus textos y traducciones del portugués son publicados en diversas revistas y antologías literarias. Ha recibido varios premios, incluyendo el premio Lerici Pea 2014 por poesía inédita. Ha publicado las novelas: “L’ordine morale del Paradiso” (LaRecherche.it, 2015) y “Affinità divergenti” (Italic Pequod, 2018). Es jurado y presidente del Premio Nacional de Literatura “Il Giardino di Babuk – Proust en Italie”.


Bisogno di mani

Mani del mondo toccatemi – tutte.
Ruotate le cose e sollevatele.
Affondate i coltelli nelle carni odiate
bussate alle porte di chi attende
aprite le cerniere dei vizi.
Fate fate fate –
poi passate da me – questa notte –
e toccatemi – tutte –
belle mani affusolate e faccendiere.

Ci sarà posto sotto le mani di Dio?
Ho bisogno di essere toccato – sempre.


[ da Angoli interni, Passigli Poesia, 2018 ]

Necesidad de manos


Manos del mundo tocadme – todas.
Girad las cosas y elevadlas.
Hundid los cuchillos en las carnes odiadas
llamad a las puertas de quien espera.
abrid las bisagras de los vicios.
Haced haced haced –
luego venid a mí – esta noche –
y tocadme – todas –
hermosas manos delgadas y trabajadoras.

¿Habrá un lugar bajo las manos de Dios?
Necesito que me toquen – siempre.


[ de Angoli interni, Passigli Poesia, 2018 ]

Bevi con me?

Provo a farmi capire nella tua dimensione
usando il tuo fiato cerebrale creo ciò che tu comprendi: parole.

Io sono extra da questa terra
non provengo neppure dal tuo universo
non c’è un dove o un quando
a cui possa riferire la mia esistenza.
Sono Titano Saturno Andromeda
multiversale indefinito
e non basta a contenermi
la moltitudine delle dimensioni parallele.

Se sono insoddisfatto
nessuno se ne accorge
non ho cieli a cui rivolgermi
né inferni in cui cadere
vivo solo
sospeso tra gli universi – lì è il mio limbo.
Forse sono quello che tu chiami Dio
ma non ricordo di averti creato
se l’ho fatto ti ho dimenticato.
Questo universo è come una cantina –
sono sceso a ubriacarmi ed eri lì –
uomo bevi con me?


[ pubblicato su LaRecherche.it ]

Bebes conmigo


Intento hacerme entender en tu dimensión
utilizando tu aliento cerebral creo lo que comprendes: palabras.

Yo soy extra de esta tierra
ni siquiera provengo de tu universo
no hay un donde ni un cuando
a los que pueda referirse mi existencia.
Soy Titán Saturno Andrómeda
multiversal indefinido
y no es suficiente para contener
la multitud de dimensiones paralelas.

Si me siento insatisfecho
nadie se da cuenta
no tengo cielos a los que pueda recurrir
ni infiernos en los cuales caer
vivo solo
suspendido entre los universos – ahí está mi limbo.
Tal vez soy lo que tú llamas Dios
pero no recuerdo haberte creado
si lo hice lo olvidé.
Este universo es como un sótano-
bajé para emborracharme y tu estabas allí –
hombre ¿bebes conmigo?


[ publicado en LaRecherche.it ]

Copertura e distorsione

I santi distorcono la natura umana.

Il problema è che l’uomo ragno
non esiste
e la religione se non è umana
serve al male.

Il Dio di cui parli
è una copertura della tua mente
al problema della morte.

Ti vuoi avvicinare a Dio?
Allora vai all’inferno –
tutti i santi vanno lì
a causa della loro presunzione.

Cosa c’è di più simile
all’infinito dell’amore
imperfetto e vago
dentro un cuore di carne?

In Paradiso c’è posto
solo per la normalità.



Roberto maggiani

[ inédito ]

Envoltura y distorsión


Los santos distorsionan la naturaleza humana.

El problema es que el hombre araña
no existe
y la religión si no es humana
sirve al mal.

El dios del que hablas
es una envoltura de tu mente
al problema de la muerte.

¿Quieres acercarte a Dios?
Entonces vete al infierno –
todos los santos van allí
por su presunción.

¿Qué hay de más parecido
al infinito del amor
imperfecto y vago
dentro de un corazón de carne?

En el Paraíso hay un lugar
sólo por normalidad.


[ inédito ]

Nota: Quiero agradecer a María Ángeles Lonardi el contacto con Roberto Maggiani para poder publicar estos poemas con el acercamiento a su Biografía desde nuestra revista diariovoz.org. 

EL NOMBRE SECRETO DEL AGUA. FAUSTINO LOBATO

EL NOMBRE SECRETO DEL AGUA

FAUSTINO LOBATO DELGADO


Reseña del libro: 

“El nombre secreto del  agua” 

de Faustino Lobato

 

por MARÍA ÁNGELES LONARDI

El autor utiliza una frase de Heráclito, que aparece al inicio del libro: “Todo fluye, todo cambia, nada permanece” para darle nombre a cada apartado y así, el libro se divide de la siguiente manera:

Todo fluye, apartado I, Todo cambia, apartado II, Nada permanece, apartado III
e intenta explicar con poemas todo lo que nos dice Heráclito.
Como el nombre del agua es secreto, el autor está despertando nuestra curiosidad, desde la primera página y la pregunta es inminente: ¿Cuál es ese nombre? O también ¿Quién es? ¿Quién soy? Ante el interrogante, soy agua. Y ¿qué le ocurre al agua? Con estos poemas el autor intenta descifrar el enigma y descubrir el misterio.

Y coloca también al inicio del libro, muy acertadamente, una frase de Michel Houellebecq: “Estoy en tu presencia/como ante otro mundo/no obstante llego al fondo de ti/me detengo, escucho los segundos/ y hay allí otro mundo” pretendiendo hacernos saber que hay alguien más, que siempre, hay alguien más. “No obstante” – dice- , “me detengo y escucho” como a la vera de un rio…porque el agua es verdad, el agua es vida, el agua es cambio, el agua es movimiento.
Comienza diciendo: “Todo fluye”. La primera parte es un canto al movimiento.
Utiliza el simbolismo y la metáfora pero sin exagerar y en una comparativa muy bien cuidada va destejiendo una madeja, en el afán de darnos pautas de cómo reconocer el agua y cómo hallar el parecido con cada uno de nosotros. Podemos decir que personifica al agua y lo compara con uno mismo; e identifica a otros elementos también, como la tierra, el fuego o el aire, nombrando así, los cuatro elementos esenciales de la vida.
El autor nos habla de un hombre que se reconoce en medio de la fragilidad, vulnerable y condenado a repetir “sensaciones queridas y pocas veces alcanzadas”.
Es decir, el agua da nombre, da sentido a su existencia y en el agua cree encontrar su razón de ser. Y en el sentir escapar el agua entre los dedos nos describe la magia que fluye mansamente como las horas de nuestro día a día. Nos habla de un sereno discurrir en la monotonía de los días.

Reconoce al agua como un elemento principio de la vida que configura y conforma la existencia de los seres, de cada uno de nosotros y de esta manera universaliza el contenido del libro.

Todo fluye en medio de la confusión y se vuelve lucha contra corriente e impetuosa a la vez, como en la vida misma; estableciendo así un hermoso paralelismo.

Esas luchas contra las corrientes internas, los impulsos, los deseos irrefrenables nos llevan a veces a mantener un desgaste de energía que nos anula y no nos permite relacionarnos adecuadamente, por no estar en paz con nosotros mismos, con nuestro interior. Si no hay paz interior, no podemos proyectarnos y corremos el riesgo de ensimismarnos, de caer en el ostracismo.

Sin embargo, este hombre va ligero de equipaje, libre de prejuicios y se deja llevar. Obedece al verbo sin oponer resistencia intentando llegar al paraíso.
Descubre también la distancia que existe entre el mensaje y la palabra en los labios, esa palabra no dicha que se queda en la boca y se pregunta ¿Cómo romper con todo? ¿Cómo dejarse abrazar hasta la última coma del cuerpo. Porque el cuerpo es palabra.

Todo fluye. Y en ese movimiento, él busca el equilibrio entre las curvas del verso y se siente creador. Y es el silencio. Y busca refugio en el silencio soportando “la melancolía de las horas”. Está en movimiento, en constante búsqueda…

En la segunda parte, nos habla de cambio y cuando cambia el paisaje y el agua, todo cambia. Y cambia el ser humano como el agua que “transita entre las manos”.

Pero, en medio de tanto cambio, algo nos conecta, algo nos mantiene…La memoria del ser es fundamental, nos mantiene con los pies en la tierra, nos define. Al mismo tiempo nos descubre el caprichoso destino pecador que cargamos como una cruz y que resiste al mismísimo infierno.
Todo cambia, todo es expresión. Habla del “lenguaje de los gestos” para expresarnos.

Aquí aparecen dos elementos: tierra y el fuego. Tierra que conforma el cambio en los contornos de la existencia y Fuego que nos habita. Pugna vital en constante cambio.

Nos habla de: el camino, el barro, la huella, la debilidad, la bruma…El hombre hacedor de su destino, artífice que pretende ponerle nombre a todo y que, ante la encrucijada, no quiere romper la armonía, no quiere equivocarse, ni olvidar otras miradas que lo invaden y de las que también se siente responsable. Porque este ser, no está solo.

Los impulsos lo llevan a dar el primer paso, a dar un beso, un abrazo que lo protege de sus dudas. En medio de este cambio, siente “la angustia de las pérdidas y la alegría de todos los encuentros”. Porque la carne es frágil, es débil.

La incertidumbre del cambio es inherente al ser, sin embargo, este ser descubre el amor y se sorprende. Y en el encuentro de la carne, reconoce el capricho y no puede ignorar la angustia de la soledad que lo determina.
Busca, no tiene palabras para describir lo que siente, la pasión lo abraza, y pretende tontamente, frenar el vértigo de la corriente…

Con “el ímpetu del aire, en torbellino”, más allá de los temores, se lanza libre. Huye de la soledad y entonces descubre que nada permanece y en la tercera parte nos habla de lo efímero. Quiere escuchar el agua, pretende encontrar las respuestas entre los rumores de un manantial. Y aunque vuelva la nostalgia del pasado, en este presente que le toca vivir descubre que nada es permanente y se “resiste a sucumbir bajo la historia de estos días de fluir como el agua”. Todo es cambio, todo es movimiento.

Desea estar a solas para encontrarse a sí mismo. Los temores lo acechan. La soledad le “cuenta historias reales sin héroes ni princesas, de abrazos que no fueron”, de fracasos, de silencios, mientras él reconoce “ese afán de otro universo que juega a ser cielo”. Pero, en ese silencio, la angustia toma partido.

El ser busca certezas y no las encuentra. Ese es nuestro sino. Teme y sigue “mudo ante la fragilidad del misterio que lo circunda”. El resiste en su interior aferrado a un “impulso que busca en el espejo del agua versos prohibidos”. Versos que nos muestran a un hombre frágil, vulnerable, contrariado e inseguro, que conoce sus miedos, que no les teme, pero que, también sabe que todo es efímero, que todo es cambio, es fluir como el río, como el agua.

Un libro que nos muestra un ser humano, muy humano, como cualquiera, que a pesar de saber de esa fragilidad y la falta de certezas, con el verbo apenas como única arma, con la palabra, conserva el anhelo de darle nombre al agua, nombre a esa atracción que se hace irrenunciable. Aunque sabe que es secreto, aunque sabe que no será fácil, no puede renunciar a buscar esas respuestas, no puede dejar de intentar darle nombre a la nada o al todo, no puede renunciar a su esencia, a pesar de la corriente de las horas.

Este libro nos enseña a mirarnos y a descubrirnos en nuestro propio reflejo en el agua.

EL NOMBRE SECRETO DEL AGUA




FAUSTINO LOBATO

Nº DE PÁGINAS: 82 PÁGS.


ENCUADERNACIÓN: TAPA BLANDA

EDITORIAL: VITRUVIO

LENGUA: CASTELLANO

ISBN: 9788494532672

COLECCIÓN BAÑOS DEL CARMEN, Nº 574, AÑO 2016.

Escritor nacido en Almendralejo (1952), aunque gran parte de su vida transcurre en Badajoz donde mantiene una estrecha relación con el mundo gitano. Hombre de mundo, sobre el que ha dejado su amplia travesía de tránsitos y geografías. En su estancia en Belgica toma contacto con poetas y autores de la narrativa franco-belga. Hombre comprometido. Actualmente es profesor docente de Filosofía.


Colabora como columnista en el periódico digital Extremaduraaldia.com. Participa en los foros de poesía Libertad 8 y Poesía pura.

Ha obtenido el Diploma de honor en el V Concurso Internacional de Arte “Amico Rom” en Lanciano (Italia), el Primer Premio de Poesía Villa de Montijo (2000), el Primer Premio en el Concurso de Poesía de Primavera de la Real Sociedad Económica de Amigos del País (2002), Premio del II Concurso de Cartas de Amor de San Vicente de Alcántara.




MARÍA ÁNGELES LONARDI

 María Ángeles Lonardi

Nació en Larroque, Provincia de Entre Ríos, Argentina. Es Poeta, Escritora y Profesora.

Desde 2002 está radicada en Almería España y participa activamente en las letras.

Posee numerosos Premios literarios en Argentina,en España y premios Internacionales.

Libros de poemas publicados “Amores” (1997) “Entre calamidades y milagros” (2005).El jardín azul (2014) dentro de “Cuatro poetas” IEA y “Poemas para leer a deshoras” (2017).

Integra varias Antologías a ambos lados del Atlántico. Es Jurado de Concursos literarios.

Es miembro del Departamento de Arte y Literatura del Instituto de Estudios Almerienses, miembro del Centro Andaluz de las Letras e integrante del Circuito “Ronda andaluza”.

Es Miembro del Movimiento “Humanismo solidario” e integrante del colectivo “Poetas del Sur”.   

Su trayectoria, en su blog personal: 

CAFFÈ LETTERARIO MANGIAPAROLE.


María Ángeles Lonardi, recién regresada de Roma, nos cuenta las emociones tan intensas que ha vivido en la antigua capital de imperio romano. Esta poeta y escritora Entrerriana y Argentina, afincada desde hace muchos años en Almería, es nieta de italianos nacidos en Verona, de la región del Véneto, al norte de Italia, y recientemente, ha visto su sueño hecho realidad al ser invitada como Huésped excepcional, como poetisa argentina a participar en una Lectura poética en Mangiaparole, y presentación de su libro “Poemas para leer a deshoras”, de Letra Impar, 2017.

CAFFÈ LETTERARIO. MANGIAPAROLE

Mariángeles comentó hace un par de meses a unos amigos en Roma, que viajaría a primeros de septiembre a la ciudad eterna y fue así que, aprovechando su viaje, la invitaron para compartir una Lectura poética como poetisa argentina invitada de excepción, tal y como dice en el cartel que prepararon un mes antes y con el que invitaban al público a asistir al evento.

María Ángeles Lonardi

La lectura fue en Mangiaparole, un café literario muy conocido en el mundillo de las letras del país vecino, donde se hacen lecturas poéticas y presentaciones, etc. y se puede tomar un buen vino y comer algo frugal mientras se disfruta del arte y la buena compañía. A dicha lectura, bajo el lema “por la paz, la sostenibilidad y la justicia” concurrieron invitados treinta poetas y una traductora muy simpática, Antonietta Tiberia que tradujo acertadamente los poemas y palabras de la autora.


café Literario Mangiaparole


La lectura fue alternando poemas de Lonardi y de los presentes, en italiano y español y no fue una lectura simplemente, sino más bien, una presentación de su libro “Poemas para leer a deshoras”, acompañada y arropada por lecturas de poemas. 




Después de una magnífica presentación a cargo de Cinzia Marulli, organizadora del acto que compartió la mesa con la autora, Mariángeles se atrevió a hablar unas palabras en italiano, muy emocionada, como agradecimiento por esta invitación que para ella es muy especial. 

café Literario Mangiaparole



café Literario Mangiaparole
Y por las fotos podemos ver que estuvo muy bien acompañada y que fue una presentación exitosa. ¡Enhorabuena!








café Literario Mangiaparole
Nuestra poeta quiere agradecer muy especialmente a los organizadores y coordinadores del evento Marco Limiti y Cinzia Marulli en colaboración con la Asociación Academia Creativa territorial de Tiziana Colusso y la organización internacional No- profit 100 mil poetas por el cambio. (tal y como aparece en el cartel del evento). 






 Y a la gente del café Literario Mangiaparole que son estupendos. Gracias  a todos siempre.

CUIDADO CON LO QUE DESEAS

Dime si no has deseado,
más de una vez,
que el mundo fuera pequeño,
que sus bordes encajaran
en un diminuto pañuelo.
Dime si no has pensado
que así estarías más cerca
para poder abrazarnos
y reírnos de las distancias
que nos dejan en tierra de nadie,
como a Ulises soñando
con el regreso a Ítaca.
Dime si te pasa como a mí,
que viene a buscarme la nostalgia
cada vez que cierro los ojos
o que huelo a tierra mojada,
a magnolias, a hierba fresca
recién cortada, a mandarinas,
a río, a sudestada…
Cada vez que las nubes
se hacen alfombra mágica
y me llevan lejos
donde el horizonte se curva.
Allí donde el cono sur
nombra la distancia
y se agiganta…
Dime si no te pasa como a mí
cuando estrujas un pañuelo…
Del libro “Poemas para leer a deshoras”
(Letra Impar Ediciones) 2017
STAI ATTENTO A QUELLO CHE VUOI
Dimmi se non hai voluto,
più di una volta
che il mondo era piccolo,
che i suoi bordi si adattano
in un minuscolo fazzoletto.
Dimmi se non hai pensato
in questo modo saresti più vicino
essere in grado di abbracciarci
e ridi alle distanze
che ci lascia nella terra di nessuno,
come Ulisse che sogna
con il ritorno a Itaca.
Dimmi se succede a te come me,
chi viene a cercare la nostalgia
ogni volta chiudo gli occhi
o che io odori di terra bagnata,
alle magnolie, all’erba fresca
appena tagliato, ai mandarini,
al fiume, alla sudestada …
Ogni volta che le nuvole
si fanno un tappeto magico
e mi portano via
dove l’orizzonte si curva.
Dove il cono meridionale
nominare la distanza
e cresce …
Dimmi se non succede a te come me
quando stringo un fazzoletto …

LA VENTANA
Mirar por la ventana cuando nadie te ve,
cuando te haces invisible.
Abrir las ventanas y dejar que el sol entre,
que lo bañe todo, que lo pinte,
que lo inunde de luz
y que la sombra
empiece a girar desconcertada.
Saltar desde afuera hacia adentro
y resbalar por una mirada indiscreta,
pendiente abajo hasta la baldosa.
Estamparte en el suelo
y desperdigar los huesos
como fragmentos de gota salada.
Cuando la lágrima cae
te sientes más sola que la una.
Dentro, en la guarida,
detrás de la ventana, tiemblas,
antes del colapso definitivo.
Cuando nadie te ve, el horizonte
deja de ser lejanía y viene.
Del libro Poemas para leer a deshoras, Letra Impar 2017
Traducido por MalenaFiorotto Presidenta Asoc de descendientes del Veneto
Guardare per la finestra quando nessuno ti vede,
quando ti fai invisibile
Aprire le finestre e lasciare che il sole possa entrare,
che lo bagne tutto, che lo dipinte,
che lo piene di luce
e che la ombra
inizia a girare sconcertata.
Saltare da fuora verso indentro
e ascivolare per uno sguardo indiscreto,
pendente basso fino alla piastrella.
Stampare nel sul pavimento
e spargere le ossa
come frammenti di goccia salata.
Quando la lacrima cade
ti senti più sola che l’ una.
Dentro, nella tana,
dietro la finestra, tremi,
davanti alla decadenza definitiva.
Quando nessuno ti vede, l’orizzonte

lascia di essere lontano e viene.



María Ángeles Lonardi nos comenta ilusionada que mientras estaba en el aeropuerto de Fiumicino, en Roma, esperando para embarcar de regreso a Almería, le informaron por correo electrónico que ha sido finalista, 4º premio, en el Concurso “Versos descubiertos” convocado por Circulo Rojo, de un total de dos mil participantes en esta convocatoria de carácter internacional. Próximamente se editará una Antología conjunta.
Otra alegría que merece ser compartida.

ESTA HISTORIA ES PARA SIEMPRE

Adopta en Cat Café A Coruña
ADOPTA EN CAT CAFÉ
O TEMPLE_ CAMBRE A CORUÑA


Esta historia,  es para siempre 

Loni, Luna, Koda, Molly, Mady
Son tesoritos que te esperan, 
En aquel rincón del mundo
En que gatos son muy sagrados. 

Gus, Demi, Jedi, Pepo y Leslie, 
Por algo los creo Dios, 
Hermosos y juguetones
Con su triste historia a las espaldas… 
Pero guiados a la luz. 

Si adoptas que sea para amarles, 
Respetarles y por siempre salvarles
Porque son de carne y hueso, 
Sienten, comen, beben, 
Necesitan de ti y dan bellos besos. 

Y todos los colores son buenos.




CRÓNICA DE UNA NOVELA

“El Renacer de la Rebelión Ilustrada (Don Pablo de Olavide y el Ingeniero Izquierdo)” 
de Enrique Myro

Antonio Ortiz, La Voz de Todas Partes

ENRIQUE MYRO

EL RENACER DE LA REBELIÓN ILUSTRADA. DON PABLO DE OLAVIDE Y EL INGENIERO IZQUIERDO.


Tras la entrevista que le hicimos a Enrique Myro, Sevilla 1946, en su Casa Sinapia en La Aldea de Los Ríos, situada entre La Carolina y Guarromán, ver en DIARIOVOZ. REVISTA DE LITERATURA y después de, siguiendo las directrices que nos dio el autor, haber vuelto a leer su novela “El Renacer de la Rebelión Ilustrada (Don Pablo de Olavide y el Ingeniero Izquierdo)”, creemos que es hora de hacer la reseña literaria de dicha obra.

De entrada, confieso que me ha parecido una novela bien elaborada, rica en diversas historias y, a pesar de su complejidad, equilibrada y fácil de leer; es decir, una buena novela, lo cual no es óbice para cuestionar algunos detalles de la obra.

El primero, a mi entender, es que estamos ante “una novela para el autor” no ante “una novela de autor”, que también lo es. Cuando digo esto me viene a la memoria “El Péndulo de Foucault”, de Umberto Eco, porque al igual que al italiano en dicha obra, a Enrique Myro le notamos en muchos pasajes de su novela que está escribiendo, en buena medida, para su disfrute personal.

Nos referimos, por ejemplo, a la cantidad de cuadros con los que viste las paredes de los restaurantes a los que van los personajes, e incluso los que cuelgan en la biblioteca del castillo de Canena, todos descritos con detalle. Bien es cierto que tienen relación con lo que está sucediendo y también con los lugares donde transcurre la trama, pero quizás para algunos lectores puede resultar cansino, y eso sin mencionar a su admirado Zabaleta, de quien se ocupa con singularidad.

Pero antes de seguir con los digamos desaciertos, entremos de lleno en la obra.

Como nos decía el autor en la referida entrevista, la novela desarrolla siete historias entremezcladas, dos de las cuales tratan sobre hechos históricos.

La historia principal versa sobre Don Pablo de Olavide, donde en los nueve capítulos que la componen, el Ingeniero Izquierdo conversa oníricamente con el Superintendente Olavide y éste va desgranando su vida.

En dichos diálogos el autor nos hace entrar en la vida doméstica de hace 250 años desde una perspectiva actual. Tenemos que admitir que, con una narrativa excelente, Don Pablo le cuenta al ingeniero en un diálogo mezcla de expresiones del siglo XVIII y las actuales, cómo fue su vida en aquellos años, desde que salió de la cárcel en 1754 hasta que volvió a entrar en ella veinte años más tarde por motivos que el lector descubrirá en la novela.

De forma muy amena se nos narra cómo Don Pablo enamora a Doña Isabel de los Ríos, la viuda rica de Leganés, cómo viaja por Europa y en Lille Madame Practiquesuyer, amiga de Diderot, le enseña una prenda nueva, el albornoz, que luego él mejora para su mayor goce y disfrute. Además de otras circunstancias de su vida, y sobre todo cómo le nombran Asistente de Sevilla y Superintendente de Las Nuevas Poblaciones de Sierra Morena. 


ENRIQUE MYRO
ENRIQUE MYRO 

El relato del viaje que hace desde Madrid a Sevilla para tomar posesión de sus cargos, pasando por la Peñuela, actualmente La Carolina, es muy interesante y entretenido, sin olvidar su estancia en Écija en el palacio de los Marqueses de Peñaflor.

A su vuelta a Las Nuevas Poblaciones asistimos al levantamiento del enclave de los Ríos, hoy la Aldea de los Ríos, durante el cual se inicia y se nos cuenta el desarrollo de un proyecto industrial, El Agua Airosa, que resultó espectacular y que nos retrata el carácter emprendedor de los ilustrados en aquella época.

La vida de don Pablo se desarrollaba entre Las Nuevas Poblaciones y Sevilla, y en una de sus estancias a la orilla del Guadalquivir, el prepotente de Don Pablo prepara una trampa a las recalcitrantes autoridades sevillanas cuya narración resulta en verdad divertida, reflejando con nitidez meridiana el carácter de nuestro personaje.

Hay más datos interesantes de la vida del Superintendente Olavide, pero no quiero omitir mencionar sus amores diversos y libres, mucho más libres si los comparamos con los actuales, lo que él mismo le recrimina al Ingeniero Izquierdo.

Reflexionando acerca del porqué los capítulos sobre Olavide son tan entretenidos y tienen tanta fuerza, llegamos a la conclusión de que se debe a la atrevida técnica narrativa que utiliza el autor.

En primer lugar, el narrador es no omnisciente, es decir sólo cuenta lo que ve y oye, frialdad que el autor intenta mitigar con las descripciones del entorno. En segundo lugar, a dicha frialdad se contrapone la vivacidad lograda en los diálogos entre don Pablo y Fernando. Por último, se introduce la vehemencia de la narración en primera persona que hace Olavide de los diversos sucesos ocurridos en su vida.

El uso equilibrado de esa terna de técnicas narrativas, es donde creemos que estriba la alta calidad literaria alcanzada en estos textos y que modestamente instamos al lector para que se fije en ellas, pues seguro que disfrutará aún más con su lectura.

Las siguientes historias en importancia son las del ingeniero Izquierdo, su mujer Esperanza y su entorno familiar, sus dos hijos Nando y Giralda , y Manuela la canguro portuguesa.

En estas historias, literariamente hablando, la virtud principal recae en la naturalidad de los diálogos y la capacidad del autor para ambientar las escenas con un narrador que sólo puede contar lo que ve y lo que oye, y no lo que los personajes se supone que sienten y piensan. En ellas se nos hace ir desde los grabados deEscher que tiene Fernando en su despacho, a los imanes que están pegado en su nevera o a los striptease que le hace su mujer cuando llega del trabajo y se cambia de ropa.

El interés empieza por las repercusiones personales del accidente que tuvo el Ingeniero al caerse de una mula con la que acostumbraba a pasear por los alrededores de la Aldea de los Ríos. Por cierto, el tío Pirri, que le cuida la mula, y su mujer son unos personajes entrañables.

En cuanto a las relaciones profesionales tanto de Fernando como de Esperanza, en sus correspondientes entornos laborables, se cuentan con tanto rigor y credibilidad que inducen al lector a mantener el interés en sus circunstancias.

Pasemos ahora a referirnos a la historia de Carlet y Fernadina la chocolatera, una idea que el autor confiesa haber tomado prestada de Buero Vallejo, en su obra “Un Soñador para un Pueblo”, que supone una especie de ucronía fallida, llena de sexo sano e ilusionante. Pero no vamos a decir más para no desvelar el secreto ni romper el encanto del que el lector pueda disfrutar de su lectura.

Si hablamos de sexo, en esta novela lo hay de forma explícita e implícita, no podría faltar en una época en la que triunfan tantísimas sombras, pero, aunque haya escenas con una alta carga erótica propensas a lo cutre, debemos señalar que los versos de San Juan de La Cruz proporcionan un sentido místico a los encuentros amorosos de los protagonistas.

Algo también complementario que me ha gustado y mucho, son las descripciones de los paisajes que recorre el ingeniero Izquierdo, su camino hasta La Carolina o El Porrosillo, por ejemplo, sin olvidar sus idílicos atajos por las pistas forestales.

¡Ah!, y otra cosa son los sofisticados platos que degustan los protagonistas tanto en El Balneario de Canena, en La Isabela, en El Acebuchal e incluso las delicatesen de La Petite Maison, por no hablar del espectacular menú en la comida en el Castillo.

Volviendo de nuevo a las historias que componen esta novela, en una de ellas se narran los amores ilícitos, complementarios y novedosos de algunos personajes secundarios, todo ello al hilo de la tesis que defiende don Pablo en el sentido de que en el siglo XVIII las personas gozaron de mayores libertades en el tema amoroso. Algunas de estas escenas de amor complementarios como es el caso de Juan y Enara están muy logradas.

Ya sólo nos quedan dos historias que comentar, una de ellas es en la que se narra la vida del pueblo de Quesada. El ardid literario empleado por el autor es realmente brillante, pero obviamente no lo vamos a descubrir. Recientemente he leído “Manhattan Transfer” la novela de John Dos Passos, y salvando las distancias entre el escritor norteamericano y Enrique Myro, como antes lo hicimos con Umberto Eco, tengo que admitir que nos lo ha recordado. Los pueblos tienen su propia vida que no la constituyen la de cada uno de sus habitantes, sino la de todos en su conjunto, y el escritor sevillano la narra de forma excelente.

Por último, nos queda la historia protagonizada por Isabelo de Olavide, un personaje nacido como con fórceps pero que poco a poco va tomando consistencia hasta convertirse en el contrapunto perfecto del Ingeniero Izquierdo. Es un personaje extremadamente desgraciado pero que merecía ser feliz, como lo describe Esperanza. ¿Lo será?

Ésa y otras historias quedan pendientes de resolver en esta interesante, amena y bien escrita novela, lo cual, quieras que no, deja un cierto desencanto en el lector. Mas no se frustren, Myro promete una segunda parte de la novela en la cual promete desentrañar los misterios pendientes de esclarecer en las historias que componen esta obra.

Y a todo esto, se preguntarán los lectores ¿dónde comprar la novela? Pues en su librería habitual o directamente en la página web de la editorial:



EDITORIAL MALUMA

Muerte, Dolor y Elegancia.

Washington Daniel Gorosito Pérez

-1-

Voy a empezar por el principio
Y sin  embargo algunas cosas
No suelen empezar por el principio,
Ni en general, tampoco,
Terminar en el final,
La mayoría de las veces comienzan 
Por la mitad.

Sólo algunas veces, afortunadas, desde el principio
Son  y allí comienzan.
Por otra parte, algunas veces terminan por el comienzo
O antes de terminar y algunas veces
Duran hasta después.

La vida es una de esas cosas,
El tiempo es otra,
Y, definitivamente, la muerte es una de ellas.
O, a lo mejor, todo es así.
Pero eso no es lo mejor, eso es lo peor.
Luego, debo decir: a lo peor todo es así.
O a lo mejor,
Mejor es no decirlo de ningún modo.

El punto de partida es esto, entonces
Esto, aquí y en este instante, ahora,
Y el tema es ése, ése es
El problema, el asunto, ésa, es la llaga
Pero también el dedo que se hunde en ella.
¿Y la solución cuál es?

La solución es cerrar el puño y cogerlo, 
Apretar el corazón, como si fuera un puño,
Apretar el pensamiento como si fuese un puño,
Y cogerlo prisionero, verlo claro
Al pensamiento, al corazón, como un pájaro nervioso,
Y después dejarlo ir y que la vida
Se la harten de una vez.

Pero después,
Después de haberla comprendido,
De haberlo tenido en el puño,
Prisionera un instante,
Por un instante mía.
Y otro tanto con el tiempo.
Y otro tanto con la muerte.



-2-


En la mitad está el principio
Y el principio en el final, y el final
En el principio, en el comienzo mismo,
Como dijo San Pablo, que el hombre cuando nace,
En el nacimiento mismo, se tropieza con la muerte.
Estoy hablando del pájaro nervioso 
Que no tiene principio ni final
Sino mitad solamente,
“en la mitad de la vida”
como lo dijo Dante.
Estoy hablando de eso.

Es un asedio de palabras,
Un sitiar al silencio,
Una emboscada a lo desconocido:
El tiempo, la vida, la muerte, yo mismo.
No “mismo”, diferente, y desde luego
Desconocido, silencioso.
Ya quisiera yo que esto no fuera más que literatura.
¡Ya quisiéramos señores!

En primer lugar, la vida, 
Y en segundo y en tercer lugar también.
Y aunque nos de vergüenza,
La soledad de isla que hay entre la gente,
El hecho escueto, crudo, la verdad aleteando
Como una paloma presa entre las barras del pecho
Es que no sé, no sabes, no sabemos
A quién estamos esperando o qué cosa,
Qué es eso, quiero decir, la vida,
Las cosas, uno mismo, este silencio, 
Como una puerta abierta al gran vacío,
Tan grande como Dios que existe

Quién sabe qué delito la rosa encubre,
Quién sabe qué cosa perdió el viento y lo busca.
Quién sabe en que noche duerme la noche.
Cuando al final del día, cierro mi libros,
Reviso mis heridas, cierro los ojos y pienso:
Estoy vivo, lo he estado siempre y lo estaré para siempre.
Exactamente como el muerto,
Que es como si no hubiera nacido nunca.




-3-

Así también el vivo, que es como si no hubiera nacido nunca,
Ni tuviese nunca que morir tampoco.
Pero muere, lo matan desde fuera, le cae una teja en la cabeza
Un microbio, un virus, un balazo, un hechizo…desde fuera,
Siempre desde fuera,
Porque la vida misma es inmortal, sin principio y sin final, 
Como la muerte, exactamente igual.
Como la muerte.

Me he sentado a pensar. No oigo
La jauría de perros. Mi corazón es el conejo.
No oigo el canto de sirenas.
El niño que yo fui es Ulises.
El corazón me palpita como un conejo en pánico,
Y la nuca me tiembla y el amor se me cuela a los huesos,
Como si estuviera huyendo de ladridos de perros.

Pero estoy huyendo del dolor, no de los ladridos,
El dolor no comprende los sentimientos humanos,
Traiciona, hiere, agrede y hostiliza sin el más
Mínimo remordimiento.
El dolor viene del Diablo.
Es su tacto, su caricia.
El dolor nos hace inclinarnos, suplicar, huir.
Y el dolor se revela como el hermano de la muerte.
Nos llena de terror, pero sin él la vida sería incomprensible.

No vas a poder cogerlo con las manos,
Ni con el corazón,
Y mucho menos con el pensamiento.
No se deja, es de aire, aire que se cuela entre los huesos, 
Aire frío, silencio lloviendo sobre las palabras,
Derritiéndolas.

Y las palabras se reconstruyen,
Y el mensaje no lo vamos a poder decir nunca,
Nunca, de ningún modo, de eso no tengo la menor duda.

Pero siempre estaremos al borde de decirlo,
La palabra exacta,
En la punta de la lengua, como se dice.
Y es como si li hubiésemos olvidado,
Pero no es verdad,
No lo hemos sabido nunca,
No lo vamos a saber jamás. 


-4-

Nunca la vida ha sido más trivial,
Casi sin poetas,
Plana, insulsa, más bien aburrida,
Pero ni siquiera eso mucho.
Estoy hablando de la muerte.
Y estoy hablando de ti, no mires a los lados.
Estoy hablando de mí, de ti, de todos.
Puede que no sea serio,
Puede que ni siquiera sea muy interesante.
Eso es bien posible.
Pero es verdad, y eso, que puede no ser mucho, 
Es algo por lo menos,
Y desde luego es todo cuanto tenemos.

Cuando te vayas y te la quieras llevar.
Si es que te la quieres llevar,
Y es qué hipotéticamente hubiese un sitio
Donde llevarla,
Te va a caber entera en un bolsillo.

Entonces, compañero, hermano hombre,
Animal de mi especie,
Si te preguntan por la vida,
Mejor dices que se te olvidó,
Entre tanto dolor y placer,
Que no te diste cuenta,
Que no te fijaste bien.
Por lo menos seamos elegantes.
Por lo menos.


   Autor: Washington Daniel Gorosito Pérez
____________________________________






Enrique Myro y Pablo de Olavide



La Voz de Todas Partes

La primera biografía novelada
 de don Pablo de Olavide, 

por Enrique Myro, 

publicada por Editorial MaLuma

Antonio Ortiz, La Voz de Todas Partes, junio 2018

He pasado multitud de veces por La Aldea de los Ríos, sobre todo antes cuando no estaba abierta la autovía N-IV, y la carretera nacional atravesaba todos los pueblos: Bailén, Guarromán, la Aldea de los Ríos, Carboneros, La Carolina, y así toda una lista hasta Madrid. Pero la verdad es que nunca me había parado en la Aldea, y hoy en casi 30 años, aparco por primera vez en su plaza en buscando la casa del escritor Enrique Myro.

ENRIQUE MYRO

Tras llamar dos veces, un hombre corpulento con chepa y una no pequeña cabeza, pelo muy cano y barriga oronda, al fin me abre la puerta.
– Perdone, estoy un poco sordo. En realidad, no le he oído, he abierto por qué intuía que iba a venir y le estaba esperando.
– Gracias Don Enrique, soy Antonio Martín de La Voz de Todas Partes.
– Le dejaré entrar si me suspende el don.
– Sin problemas.

ENRIQUE MYRO
ENRIQUE MYRO

Le contesto.
Se aparta y me cede el paso a la vivienda. Sin más preámbulos cruzamos el zaguán y un distribuidor que nos conduce al salón donde en una esquina a la izquierda está su despacho.
– Siéntese por favor.
Me indica una silla de madera con asiento de anea frente a su mesa.
– Bueno, usted dirá. Perdone, ¿le importa que fume?
– Por favor, se lo agradezco, yo también lo hago.

Ambos encendemos un cigarrillo y amablemente me acercó un cenicero.
– Como le comenté en nuestra conversación telefónica de ayer, me interesaría que me hablara de su reciente novela “El Renacer de la Rebelión Ilustrada, Don Pablo de Olavide y el Ingeniero Izquierdo”.
– Por mí encantado, adelante.
– ¿Le importa que grabe la conversación?
– En lo absoluto.
– Gracias.
Manipulo el móvil y lo pongo sobre la mesa.

ENRIQUE MYRO
EL RENACER DE LA REBELIÓN ILUSTRADA.
DON PABLO DE OLAVIDE Y EL INGENIERO IZQUIERDO
– Lo primero que me gustaría preguntarle es, ¿Por qué el Superintendente don Pablo de Olavide?
– Es muy sencillo, yo he vivido por motivos profesionales en muchas partes del mundo y en cada una de ellas he procurado estudiar la historia del entorno. Cuando hace veintitantos años llegué a las Nuevas Poblaciones, me encontré con el personaje de Don Pablo de Olavide, alguien increíble tanto desde un punto de vista humano e intelectual, aunque algo menos como político, y ahí empezó todo.
– Pero concréteme algo acerca de su obra, ¿es una novela histórica?
– Pues realmente no lo es. En mi novela se cuentan siete historias entremezcladas, de las cuales dos son realmente históricas. La primera historia, la más importante claro está, es acerca de Pablo de Olavide. En ella se novela la biografía de don Pablo, pero fundamentalmente desde un punto de vista humano, aunque es obvio que se tocan sus aspectos políticos. A través de un artilugio literario Don Pablo y el ingeniero Izquierdo nos cuentan los aspectos más domésticos y entrañables de la vida del Superintendente, sus amores y sus desamores, sus inquietudes y sus vicisitudes, fiel reflejo de su, digamos, impresionante personalidad y capacidad vital.
– ¿Y las otras historias?
-Pues mire, claro es que se cuenta la historia del ingeniero Izquierdo, en el fondo un pre triunfador que tuvo que enfrentarse con el poder establecido al igual que lo hizo Don Pablo.
– Por favor, explíqueme eso de pretriunfadores a los que ya he visto que le dedica la novela.
– El concepto de pretriunfador en realidad es el de perdedor, aquél que debe existir para que luego alguien con su idea sea el triunfador. A lo largo de la historia vemos que el que triunfa siempre es el segundo. Primero tiene que haber un fracasado, así le ocurrió a Don Pablo y no sabemos todavía si le ocurrirá lo mismo al ingeniero Izquierdo.
– Si no le importa, volvamos a las historias de su novela.
– Bueno, luego está la de Fernando Izquierdo, que se enfrenta con el poder comarcal establecido, y también la de Esperanza, su mujer, una ejecutiva de una importante cooperativa oleícola que se tiene que enfrentar con algo por desgracia muy frecuente en nuestro país, con la corrupción.
– Pero eso son historias actuales en contraposición de la biografía de Don Pablo que ocurrido hace 200 y pico de años.
– Efectivamente. Pero yo creo que ahí está el interés de esta novela, el mezclar los hechos ocurridos hace tanto tiempo con los que estamos viviendo hoy. En la comparativa que obviamente se plantea, veremos que hay cosas en las que hemos mejorado y otras que en las que no. Por ejemplo, Don Pablo le cuenta a Fernando que una de las cosas más grandiosas que la sociedad actual había conseguido era el control del sol. En sus tiempos, dice Don Pablo, el sol marcaba sus vidas. Cuando desaparecía en el ocaso sus vidas cambiaban, no podían viajar, no podía leer, casi no podían hacer nada, y eso que los ricos tenían sus artilugios que les permitieron disminuir dichos efectos. En cambio, vosotros, decía el Superintendente, le dais un pellizco a la pared y el sol aparece de nuevo.
– ¿Y con qué más historias nos vamos a encontrar?
– Pues mire hay una, la cuarta, a la cual le tengo especial cariño, es la que desarrollo en base a una idea recogida de la obra de Buero Vallejo, Un Soñador para un Pueblo. Resulta que Carlos III, al cual don Pablo no era muy afín, vivió una década realmente ilustrada que fue desde 1766 cuando expulsó a los jesuitas hasta 1776 cuando permitió que la inquisición encerrara en sus cárceles a nuestro biografiado.
– ¿Y cómo se explica ese cambio?
– Eso es lo que hago o intento hacer en la cuarta historia, pero para saber qué ocurrió si me lo permite, hay que leer la novela.
– ¿Que más nos puede referir de su obra?
– Hay otro tema interesante como es el de los amores complementarios o paralelos. Sobre ellos don Pablo nos dice que nuestra sociedad actual como consecuencia del rancio romanticismo, es mucho más restrictiva en relación con los amores personales de lo que era en la segunda mitad del XVIII. Es un asunto muy atractivo para mí, sobre el que me he permitido novelar en diferentes ejemplos. Es lo que podríamos decir que constituye la quinta historia.

ZABALETA

Pero dígame una cosa, ¿por qué situada la novela en Quesada y no en La Carolina o en Guarromán o incluso en la propia Aldea de los Ríos, por miedo a caer en el autobiografísmo?
– No, que va, no soy tan presuntuoso. Espero que la mayoría de los lectores no sepan sobre mí más que mi nombre y las cuatro líneas de la solapa del libro. Pero me alegra que me haga la pregunta porque la sexta historia narra la vida de un pueblo, Quesada, pero que podía haber sido cualquier otro. En el fondo creo que la vida en la mayoría de los pueblos andaluces es igual y todas tienen su centro neurálgico en el bar. Por cierto, que en esta historia utilizo a un narrador sui generis, del que me encuentro muy satisfecho.
– ¿Nos puede decir algo más sobre ese tema?
– No creo que fuera oportuno, además perdería interés la novela.

– Lo que usted diga.

ZABALETA

– Además, déjeme decir que Quesada es el pueblo de Zabaleta uno de los grandes pintores del siglo xx español, y tenía deseos de novelar acerca de su vida y su estética.




Al entrar al salón vi que en el testero de la derecha había una excelente reproducción del Niño del Pollo y al sentarme me encontré con el Viejo de la Garrota, colgado tras el despacho del escritor, donde todos los próceres cuelgan su presuntuoso retrato.
– Por otra parte, geográficamente las historias que cuento se desarrollan en el marco andaluz que va desde Quesada hasta La Carolina pasando por Úbeda y Baeza en el eje horizontal, y desde Guarromán hasta El Porrosillo pasando por El Acebuchar, la Isabela y el increíble castillo de Canena en la vertical. Unos parajes espectaculares que he intentado describir lo mejor que he podido.


– Por mi parte puedo asegurar que lo conseguido.
– Gracias.
– Me parece que nos ha hablado de seis historias y creo recordar que dijo que eran siete.
Efectivamente, en la séptima aparece el contrapunto histórico de don Pablo, un descendiente llamado Isabelo, que junto con el ingeniero forman un triángulo que nos permite apuntalar la historia de los tres. Creo que Isabelo es un personaje entrañable que va a cautivar a los lectores.
– Muy bien, ingeniero Myro, porque usted también es ingeniero como Fernando ¿no?
– Efectivamente, lo soy.
– ¿Le gustaría añadir algún a cosa más?
Pues mire, sí, gracias. Verá, yo como lector reivindico que el narrador sea absolutamente honesto conmigo, que no me oculte nada, ni sepa algo que yo no sé. Es decir que entre las diferentes formas de narrar, la que no soporto es la que el narrador lo sabe todo, omnisciente, y la que prefiero es la del narrador no omnisciente, esto es, que no sabe nada más que lo ve y oye, como si fuera una cámara de cine. Esta técnica es la más difícil, porque para describir si un personaje, por ejemplo, está contento sólo podemos hacerlo por lo que dice o por las expresiones de su cara, o por los gestos que hace.
– Comprendo.
He procurado narrar la mayor parte de la novela con esa técnica, me ha costado mucho trabajo, pero lo he disfrutado. Espero que los lectores también disfruten de los resultados.
– Por último, por favor hábleme de la Editorial MaLuma.
– Sólo le puedo decir que le envié mi manuscrito por indicación de una amiga y que desde el primer momento he recibido un trato rápido, exquisito y eficaz, y sin coste alguno para el autor, como si uno fuera un escritor de bestseller.
– Me alegro porque no suele ser lo habitual para los escritores noveles.
Me acompaña hasta la puerta y cuando la cierra, me quedo un rato disfrutando de la aldeana belleza urbanística de La Aldea de los Ríos que Don Pablo de Olavide diseñó hace 250 años, como se cuenta en la novela de Enrique Myro.
***************************************************************
Esta obra la puede comprar en su librería habitual directamente en la página web de la editorial MaLuma con envío gratis.

TODOS ESCRIBEN SOBRE EL AMOR MENOS TÚ de Abdul Hadi Sadoun

TODOS ESCRIBEN SOBRE EL AMOR MENOS TÚ
El silencio colma la estancia. En esa soledad de lo por crear el abismo es infinito y el poeta sabe que no hay otra forma que abandonarse en el vacío para alcanzar el cielo. Pues no otra cosa que abismo es la verdadera poesía. En ese tránsito hacia no se sabe dónde la palabra germina como la única voz del universo. El poeta se abstrae en la contemplación de las cosas, que las mira pero abismándose en ellas, adentrándose hasta el fondo para beber de la emoción de haber vivido en ellas toda la soledad y el silencio de su existencia. Es un instante solo, tal vez una décima de segundo, un estallido de luz y color, una llama que prende y se propaga vertiginosa, la palabra. Solo con ella el poeta es capaz de transformar el mundo, imaginar otros tan desconocidos como apasionantes, y así, una tras otra, las palabras van de un lado a otro, suben y bajan, se adentran en la caverna y nacen a la luz de la alborada y el sueño. En esa tradición de lo oculto y desconocido aparece un lenguaje sublime, intenso y bello. Desde tiempos inmemoriales la palabra esculpida en los silencios de la noche, la que nos habla, por fortuna de lo humano y lo divino, que vuela libre por el aire, de Oriente a Occidente, y viceversa. 

 Todos escriben sobre el amor menos tú.

Llega hasta nosotros hoy la palabra poética de Abdul Hadi Sadoun (Iraq, Babdad, 1968), una voz serena, que comparte tanto en lengua española como árabe, uno de sus valores principales, y que en esta ocasión decidió que fuera en español, dando así al poemario una dimensión distinta. Abdul Hadi ha publicado numerosos libros, entre los que destacan: Escribir en cuneiforme (2006), Plagios familiares (2008), Pájaro en la boca y otros poemas (2009), Siempre todavía (2010, Campos del extraño (2011) y Memorias de un perro iraquí (2016). Un poemario y una novela son las dos últimas entregas de Sadoun: en Campos del extraño (selección de su poesía) el paisaje de Castilla y la influencia de Machado es una constante («En el mismo tren de cercanías / o de tercera / que te llevó hace ya un siglo / voy / pero con el equipaje repleto de recuerdos / dejando Madrid atrás / y más aún Babdad»; en Memorias de un perro iraquí, nos encontramos con la entrañable pero triste historia de una familia de galgos, en la que Líder será el único superviviente tras el devastador conflicto bélicon que acontece en Iraq, en un claro homenaje a Cervantes, no olvidemos que Sadoun es también un hispanista. Esta circunstancia viene avalada por su poemario más reciente: Todos escriben sobre el amor menos tú, del sello editorial “Bala Perdida”. El tema principal de este libro no es otro que el amor, que ya deducimos de su título. El amor como centro y periferia, razón primera y última de la existencia humana. En este poemario Sadoun ha buceado en la tradición literaria árabe y española, y en ese abismarse del que se hablaba al principio de este comentario ha surgido la luz de nuevo, la esperanza en el futuro, pero solo si de la mano del amor procede, como así nos dice Ben Jafacha, de Alcira: «La mano del amor nos vistió en la noche con una túnica / de abrazos que rasgó la mano de la aurora», o el propio Abdul, en ese juego de imágenes y espejos: «No hay vencedor más que el beso / -me comunican- / beso de vino inocente / en el que bebemos hasta la embriaguez / y comemos sin cesar, su maná», versos pertenecientes a la primera parte del libro, de título “El desorden de los días”. El poeta, incansable, busca en la oscuridad y la luz, se adentra en su propio interior, en su alma («Aquí el alma no se derrite, / se regala»), sin importarle el tiempo, porque solo le basta el deseo de hallar esa palabra mágica, ese temblor que lo devasta todo y todo lo deslumbra: el amor. Por eso no hay cansancio, tampoco dolor, nada que se interponga, y así, contundente, escribe Sadoun: «Hacia ti, / apenas hay camino». El tiempo no existe en esa búsqueda del yo y el tú para ser uno, un cuerpo y un alma, una palabra que defina el mundo, una sola razón: «Dame una razón para saltar / las vallas del querer / para intentarlo en contra del límite / y para amar profundamente». En la segunda parte del libro: “El rincón de las fechas impares”, Sadoun cambia de registro, optando por la reflexión profunda y la brevedad en todos los poemas que la conforman. El verso en su esencia, la palabra como temblor en ese abismarse hacia dentro para hallar la luz, como así se muestra en el poema 17/3: «En los libros / inventamos la historia, / en la palabra, la vida. / ¿En qué rincón de la memoria / -oh Hacedor de los huecos- / sembramos el olvido?». La influencia de la obra machadiana en Abdul Hadi es constante, como así nos llega en estos versos: «Leer, escribir, comer / o como se dice / hacerse la vida. / Pero el sabio Machado / lo dijo hace mucho: «Un corazón solitario / no es un corazón». La soledad, el paso del tiempo, el amor en todas sus formas posibles sustentan este interesante poemario. Porque, como dice el también poeta Juan Carlos Mestre en su prólogo: «Pasión y memoria del amor vivido , amor y nostalgia de lo pasionalmente imaginado, la ancestral invocación a cuanto aún anima la resplandeciente belleza de quien no está solo en el coro humano, sino rodeado espiritualmente de presencias benéficas…» 

Así es, sin duda, la extraordinaria voz poética de Abdul Hadi Sadoun. 

Abdul Hadi Sadoun
Abdul Hadi Sadoun


Título:Todos escriben sobre el amor menos tú
Autor: Abdul Hadi Sadoun
Editorial: Bala Perdida (Madrid, 2018)

Washington Daniel Gorosito Pérez

FUTURO
Nombrar la desesperación es trascenderla.
Lautreamont
No vendo predicciones,
tengo una visión regresiva y retrógrada del progreso,
vamos hacia la deliciosa barbarie.
Las profecías apocalípticas siempre se cumplen,
el progreso,
es una superstición
como cualquier otra,
desconozco la futurología…
Acumular ciencia, conocimientos, tecnología,
no es progresar,
el futuro es una pendiente
por la que empezamos a caer,
desde el momento de la concepción.
Nacer es comenzar a agonizar,
el futuro, quizás abriga esperanza para la humanidad.
Pero, es derrota para el individuo.
El futuro es arbitrario, imposible de controlar
ni siquiera me consta que habrá un mañana.
En el futuro nada es certeza,
imposible guiarlo, asegurarlo, enriquecerlo.
Más que cambio
el futuro implica una sensación de cambio.
Hay veces en que me es necesaria la permanencia
y la estabilidad.
Los buenos y los compasivos creen en el progreso,
en el sentido de una mejoría de la condición humana,
en una sociedad armónica, noble y buena.
En una vida bucólica, alejada de lo urbano,
de lo industrial, de lo artificial,
de la barbarie tecnocrática.
Hermosa utopía.
Por mi parte,
percibo el futuro, decadente,
cuesta abajo, como el tango.
En el mejor de los casos,
lo imagino como algo estático,
en el que nada pasa,
en el que todo da vueltas sobre sí mismo.
No tengo valor para imaginar el futuro.
Quisiera ser un ingenuo,
nada quiero saber del futuro,
con todo su cortejo de noticias,
de acontecimientos, de sucesos, de sorpresas.
No me interesa el futuro.
Un futuro que ya no está,
que ya se fue,
superar mi futuro,
dejarlo atrás,
sin llevarlo a cuestas.
Me conformo con el presente,
con este ínfimo pedazo de eternidad.
Que el presente se prolongue
como un prólogo de un libro
que nunca se escribe.
Que ya no pase el tiempo,
quiero quedar desterrado para siempre del tiempo.
Todo quieto, cristalizado,
que no se mueva ni una hoja.
Que nada fluya
la gota que cae, que quede suspendida en el aire,
que nada se desmorone.
Sin horas, sin minutos, sin segundos,
ni siquiera instantes.
Cada momento que pasa me pesa.
Sin sumar, sin restar,
sólo escuchar como no transcurre el tiempo.
Sin que principie el tiempo
sin que luzca el tiempo
cansado de que pase el tiempo
ya sin la lentitud del tiempo
un tiempo que ya no es implacable
ni la brisa de las horas me despeina.
Ni el vendaval de los años
ya sin los tiempos que ya pasaron,
sin los tiempos que vendrán
sin que nos quede poco tiempo.
Este instante detenido en una cósmica explosión
sin tiempo para amontonar inútiles recuerdos
arrumbar de antemano el futuro
alejarme de esa muerte lenta a pedazos,
que son los días, meses y los años.
Medidas de tiempo que ya no están a mi alcance
quedarme con estos dolores,
con estos sinsabores,
con estas ausencias y con estas nostalgias.
Permanecer en una infinita lentitud,
holgada,
perezosa,
leve.
Sin perder el tiempo con sermones,
ni darlos ni recibirlos,
me subleva que me quiten el tiempo,
me anula y me paraliza.
Ya no sé que hacer con el tiempo.
No logro enfrentarme al tiempo.
Estoy saturado de tiempo.
Dejar el tiempo perdido y marchito
tiempo que no termina
pero deja de existir.
Nació un 24 de Junio de 1961 en la Ciudad de Montevideo, República Oriental del Uruguay.
Actualmente reside en Irapuato, Guanajuato, México. Naturalizado mexicano en l999.

Obtuvo a la fecha 2 Premios Provinciales, 5 Nacionales y 14 Internacionales.

Participó en 16 Antologías Internacionales  y 2 Nacionales.
Escritor. Poeta. Ensayista. Investigador. Periodista. Sociólogo. Catedrático Universitario. Analista de Información Internacional y Defensa en periódicos de Uruguay, México y Ecuador. Parte de su obra ha sido traducida y publicada en inglés, ruso e italiano
Premios y Distinciones:
Internacionales: 1992: “1º Lugar” Premio Latinoamericano de Comunicación, Unión Católica Internacional de la Prensa, UCIP. San Pablo, Brasil.
Premio de Periodismo “Amistad, Norte-Sur” Oficina de Prensa del Gobierno Alemán, Berlín, Alemania – 1999:
“Mención Especial” Fundación Internacional de Literatura “Premio Antonio Machado”, Collioure, Francia – 2002:
“Antares I” y “Mención Especial” Autor Extranjero, Publicaciones Altair, Bahía Blanca, Buenos Aires, Argentina –
2003: “Antares II” y “Mención Especial” Autor Extranjero, Publicaciones Altair. Nacionales:
1993: “2º Lugar” Concurso Nacional de Ensayo Histórico “Fray Bartolomé de las Casas” Fundación Bartolomé de las Casas, México. “2º Lugar”
Concurso Nacional de Ensayo Literario “Sor Juana Inés de la Cruz”, Sociedad Cultural México – 1998:
“1º Lugar” Concurso Nacional de Ensayo Literario “Sor Juana Inés de la Cruz” Sociedad Cultural Sor Juana Inés de la Cruz – Instituto Mexicano Libanés – 2001: “1º Lugar” Poesía, Juegos Florales de la Revolución Mexicana, Instituto Michoacano de Cultura, Michoacán, México. 2001
Provinciales: 1994: “3º Lugar” Nivel Profesorado, 2ª Olimpiada Estatal de Ciencias Sociales y Humanidades, Universidad de Guanajuato, México.
1º Concurso, Oratoria Universitario, Universidad de Santa Fe de Guanajuato – 1997: 1er. Lugar- Categoría: Catedráticos.
“2º Lugar” Estatal, 1º Concurso Nacional sobre Tradiciones y Leyendas de México, Inst. Mexicano del Seguro Social IMSS, León, Guanajuato, México.
2006 y 2007 Mención de Honor Premio Internacional de Poesía “María Eugenia Vaz Ferreira” Uruguay.
2007-Academia de Tango de la República Oriental del Uruguay. Concurso Poesía Ciudadana.
2º. Premio Categoría Internacional-2006 VII-Concurso Internacional de Poesía “Lincoln-Martí 2009”-Diploma de Mérito (EEUU).
1er Premio V Concurso Internacional Literario “Antorcha Cultural” 2009-Mendoza, Argentina.
Concurso de Cuentos “Líbano”-Sociedad Libanesa del Uruguay, 3er lugar, 2010, Concurso de Poesía “Prof. Nassime Hanna Nasser”, Sociedad Libanesa del Uruguay, 2º lugar. Uruguay 2010.
Premio Internacional de Poesía “Latin Heritage Foundation” (Fundación Herencia Latina),  Nueva York. EE.UU 2011.
Premio Limaclara Internacional 2012-Ensayo-Periodismo-Buenos Aires-Argentina. IV Concurso de Poesía María Luisa Moreno, Mención Honorífica, 2012; Dolores Hidalgo, Guanajuato, México.
Mención Honorífica-Tercer Concurso de Poesía de Espacio Mixtura, 2012, Montevideo-Uruguay, 2013.
Segundo Premio Poesía sin rima, 6º Concurso Literario Internacional, Club de Leones-Rocha-Uruguay ,2013.
Mención Honorífica Concurso Literario “Armonía Somers”, Pando- Uruguay, 2013.
Finalista. IV Concurso de Relato Corto y Poesía Caños Dorados- España, 2013.
Primer Premio-Categoría Poetas con trayectoria- Concurso de Poesía- “María Luisa Moreno”- Dolores Hidalgo-Gto- México-2014
2º Premio Narrativa- Segundo Concurso Nacional e Internacional “Armonía Somers”- Pando- Canelones- Uruguay-2014.
2er Premio Poesía- Segundo Concurso Nacional e Internacional “Armonía Somers”- Pando- Canelones- Uruguay- 2014.
3er Premio Lírica- Concurso Literario 130 Años del Departamento de Rivera- Uruguay- 2014
Mención Honorífica-34º Concurso Internacional de la Poesía.Acebal-Argentina- 2015
Obras Personales inéditas:
Poesía: 2002: “Palabras Perdidas” – 2003: “Letras Dispersas” – Ensayo Histórico: 1991: “La Misión del Periodista Latinoamericano” – 1993: “Fray Bartolomé de las Casas, Un Quijote en América” – 1994: “José María Luis Mora, con su pensamiento cambió la Historia” – Ensayo Literario: 1993: Sor Juana Inés de la Cruz “Un Milagro Mexicano en la América Hispánica” – 1998: Sor Juana Inés de la Cruz “Sin Tiempo en los Tiempos” – 2001: Análisis de la obra Poética del Escritor “José Gorosito Tanco”.
Libros en que participa- Antologías Integradas:
1998: “Constelación Poética Hispanoamericana” –
2000: “Senderos Poéticos Hispanoamericanos” –
2002: “Sentires de Hispanoamérica”-
2003: “Renacimiento de América”.
2003, Orfebres de la Palabra-
2005, Así Cantan los Poetas, Tomo 1-2006 (Todas en la República Argentina). Hilvanando Vuelos-Antología de Haikus y Poemínimos–Universidad Iberoamericana León, 2005-México, 
Antología Storica Premio Letterario Speciale 2009 Giulia Gonzaga Contesta di Fondi. Italia.
Para leerlos todos (Antología de Microcuentos) Universidad Iberoamericana León e Instituto Cultural de León-2009 México.
Antología Poética “Una isla en la isla” Latin Heritage Foundation, EEUU- 2010;
Antología Poética, “Mil poemas a Pablo Neruda” Isla Negra-Chile- 2011;
Antología Poética: “Mi país es un Zombi”, México DF- 2011.
Antología I Concurso Internacional de Poesía “Órbita Literaria”- España-2012. Antología I Certamen Internacional Toledano “Casco Histórico”- Toledo- España 2013.
Antología Alquimia de la Tierra-Universidad de Huelva-España 2013.
Antología de Poesía- “Latidos de Vida”. Editorial Libróptica- Buenos Aires-Argentina- 2013.
Antología- “Aromas de la Ciudad”- Latin American Intercultural Alliance- Nueva York- Estados Unidos- 2013.
e-book-Jaula Poética-Editorial Revista El Humo-Qro-México-2014
Miembro de la Unión Católica Internacional de la Prensa (UCIP), Poetas del Mundo y Red Mundial de Escritores en Español.
Colaborador de Análisis Internacional y Temas de Defensa en Noticias Guanajuato, Guanajuato Informa, El Heraldo, El Regional Buen Día, Kuali Guanajuato (México), El Autonomista (Ecuador), Informe Uruguay.

PRESENTACIÓN DEL LIBRO MAX. 23 KG. DE ANA LÓPEZ

Librería Bibabuk jueves 31 de mayo 2018 19,30
Por María Ángeles Lonardi
La literatura de Ana va de lo conocido a lo desconocido. Es capaz de recorrer lugares que no existen y de llevarnos a sitios insospechados. Y tiene además, una particularidad, convierte lo fantástico en cotidiano y descubre en lo cotidiano, la magia. Porque su literatura es vital, es aventura, es libertad, es viaje.
Un viaje hacia el otro lado del mundo o hacia ese sitio donde está tu lugar en el mundo. Un billete hacia tu nueva vida, hace de punto de partida y la maleta, tu equipaje: que sólo podrá ser máximo 23 kg. Y como un “mantra” maldito te coarta, te limita, te comprime, te ahoga…sin embargo, no renuncias a nada, ni a tu pasado. Lo quieres llevar todo. Lo único verdaderamente difícil, es saber qué merece la pena ser cargado, -como dice en la contraportada del libro-.

ANA LÓPEZ junto  MARÍA ÁNGELES LONARDI

PRESENTACIÓN DEL LIBRO MAX. 23 KG. DE ANA LÓPEZ

Este libro, muy pequeño, compacto, como un extracto, como un perfume caro, “comprende las historias de aquellos 23 kg que arrastré por Chile, Colombia y Uruguay para traerlos de vuelta a Sevilla”- nos dice la autora-.
Ana habla en este libro de historias y de viajes. Y viajar exige un aprendizaje. No todo el mundo se adapta, ni sabe organizarse.
A pesar de estar acostumbrados a viajar, algunos no sabemos hacerlo aun y al hacer ese “verdadero ejercicio de desapego”, vuelves a “tentarte” y vuelves a caer y a acumular cosas innecesarias; y al final, siempre tienes la sensación de que no haces bien las cosas; la sensación de que no te vas del todo, sobre todo, cuando repartes tus cosas entre familiares y amigos.
Y vuelves a desprenderte de cosas.
Quiero destacar la frase que toma el prólogo de Alfredo Zitarrosa:
No eches en la maleta lo que no vayas a usar. Son más largos los caminos pal que va cargao de más”. Y esto es una gran verdad!
En este libro están las historias de gente con la que Ana compartió el viaje, gente con la que se cruzó por el camino, la que desapareció, la que se encontró, se imaginó y la que ha tenido que buscar con sus fotos, dibujos y aportaciones, porque toda esa gente le aportó algo, porque la vida es un poco así. La vas armando de a trocitos, con lo que te dan, lo que haces, te enseñan, aprendes historias inconexas, piezas de un rompecabezas que un día se hacen mural, encajan a la perfección y luego vuelves a tu entorno a tu “normalidad” y la aerolínea te recuerda las normas: Máximo 23 KG.
Este libro es el relato de un periplo fantástico, un tanto evocador, y un poco loco, pero tan cercano que no te dejará indiferente.
Por ejemplo, nos descubre a Omar enamorado de una sirena. Luego, juega con la realidad y la fantasía para hablarnos del origen de un río que desemboca en un inmenso valle de varios kilómetros. Y el relato es como una leyenda, un cuento fantástico.
Después, muy hábilmente, es capaz de la mayor ternura cuando nos cuenta historias de zapatos, especialmente los zapatos rojos y te hace creer en fetiches expectativas para darte la puntilla en el final del relato.
La vida está llena de casualidades extrañas y de encuentros impensados, inusuales, raros con mariposas amarillas, las “Eacles imperialis” como las que abundan en Uruguay.
Y nos trae a la realidad, a la cruel realidad. Te mete el miedo en el cuerpo cuando nos habla de esa gente, que la sorprende, con la habilidad de distinguir los bombardeos o el ruido de las balas al caer.
Y nos deja bien claro que la muerte, hace mucho que dejó de ser algo personal para ser de todos, como lo es en Colombia. Y cómo es de difícil aceptar o entender que lo único que nos puede salvar, es reconstruir desde el inicio, desde el principio.
Luego nos provoca, con el sexo entre las manos y habla de una mujer que no está, que no puede verse, sino como una imagen que alcanza apenas a completar una fotografía…
También aparece una hermana, Alicia, que se refugia en una pared blanca para escapar de la locura.
Y Ana sigue de viaje. Le habla a su compañero de aventuras con mucha ternura…y se pone romántica la cosa…Y es capaz de contarnos una historia de café y tostadas, de la tristeza de no poder cambiar el destino, de la vida cotidiana, de estar en paro hace más de dos años y con casi 45 años, sin oportunidades, hilvanando una historia de esas en las que nunca pasa nada…pasa la vida y se consume en el tedio y la monotonía y de pronto, una entrevista: ¡cómo puede cambiarte la vida en un segundo!
Y en un segundo la vida puede esfumarse como la de las protagonistas de la película, en la que puedes armar la historia. Y te deja pensando…
Y te deja perplejo al rescatar una palabra, MAMIHLAPINATAPAI, de los nativos Yámanas de Tierra del Fuego. Es la palabra más concisa para describir “esa mirada” de deseo mutuo pero, es casi impronunciable!
Y en un intento de acercarnos al azul cielo aparece una mujer que habla del color de su tinte del pelo y ya no sabes qué pensar…

PRESENTACIÓN DEL LIBRO MAX. 23 KG. DE ANA LÓPEZ
Pero Ana sigue con los relatos, Ana sigue metiendo relatos en la maleta.
Y nos habla de la espera, frente al mar, de las raíces que se quedan en algún lugar, de ser mujer, tierra, fuego, elemento…
Y por si fuera poco, por si quedara sitio para algo más, nos deja un cuento que se titula “desromántico de tres actos”, como colofón. El Herrero y la Ninfa: son protagonistas de una bonita historia que nos trae el Viento del sur. Un viento que no puede irse, pero tampoco quedarse…como si no pudiera emprender el viaje…
Y recuerda, si quieres viajar, seguramente en la aerolínea te dirán que, de equipaje: Máximo23 Kg.

ÁNGEL MOLINA PAREDES. Luz de tus ojos


El tiempo
Luz 
De tus ojos
Pasa
Gota a gota
Se deposita
Haciendo costra
Grano a grano
Desierto perpetuo
Se extiende
Palmo a palmo
Piel inerte
De tus versos
Besos
Mi presente 
Silencio
Escribe
En tu mano
Líneas futuras
De tu pasado

El discreto encanto de la lluvia torrencial.

autor: Joseph Einbund


Yo aguardaba al bus que me llevara a mi trabajo a la zona de carga y descarga donde debía poner a prueba cada día mi musculatura transportando heladeras pianos y otras chucherías cuando vi que se abría la puerta trasera de un bus que no me servía y salía despedido igual que una basura el cuerpo medio desnudo de una mujer como si eso fuera nada más que una rutina aprecié rápidamente la calidad del artículo y las condiciones en que se hallaba la puerta se volvió a cerrar y el bus continuó su furioso camino seguro que a cumplir su servicio de descargar gente con aún mayor celeridad y eficiencia si cabía no había más nadie a la vista así que corrí a prestarle mi ayuda lo primero que pude apreciar fue su culo y segundo que ese culo o estaba pidiendo guerra o si no me equivocaba había acabado de ganar una batalla ya que estaba todo humedecido por una sustancia que yo conocía muy bien pero que no era la mía tomando en cuenta previamente todas esas consideraciones comprendí que la calle era un lugar peligroso para andar inspeccionando artefactos culinarios por mas útiles que sean así que la ayudé a levantarse y pude apreciar inspeccionando con el tacto cosas que me llamaron poderosamente la atención que si bien se había escrachado el trasero por supuesto que yo tengo mis preferencias todavía estaba en buenas condiciones de uso y debió agarrarse como pudo de mis bolas debido a que sus piernas aun estaban flojas mientras yo la arrastraba como podía por el sobaco y las tremendas tetas hasta el banco era deplorable el estado en que había quedado la cremallera reventada y el culo también con la caída como dije no había mas nadie así que únicamente yo pude apreciar ese tremendo culo refrescándose como yegua que levanta la cola por supuesto para ayudarla debía alzarla por el sobaco pero debido a su precario desorden de vestimenta desplazada por la caída estaba medio desnuda así que al incierto equilibrio de su andar se unió ese golpe que me impedía agarrarla por el sobaco y lo único que encontré fue su teta como ubre de vaca que encontré suficientemente firme y que podía servir al caso en vez de quejarse me lo agradeció y entonces se puso a llover torrencialmente no era aquí pues momento para no compartir y al verla temblando comprendí que había llegado la hora con tan mala suerte que me sentí en la obligación de cubrirle el trasero subiéndole la cremallera, pero ella se había roto(la cremallera) y su culo debió continuar en flor observando la lluvia caer a todo esto ya mi polla había cruzado los cuarenta y cinco grados longitud sur o las nueve y cuarenta y cinco del meridiano de Greenwich con lo que únicamente buscaba hacerse útil reclamando una acción inmediata que le permitiera cumplir con su deber la lluvia arreciaba cada vez más y yo también con lo que considerando la idea la hora el día y la oportunidad dado el caso de la escasa visibilidad el escaso transito y la improbabilidad de que la lluvia cesara con lo cual la mujer de este relato estaba mojándose inútilmente su ropa y su trasero era una picardía que no se la levantara lo suficiente como para que mi cada vez mas quejosa polla no tuviera mas libertad de acción y así mientras yo me preocupaba de su falda ella lo hacía de mi pantalón por el motivo de que esta era la peor hora para preocuparse de perder el autobús de las cuatro ya que difícilmente vendría ante este difícil dilema las cosas se resolvieron satisfactoriamente sin embargo ya que al liberarse mi polla de su encierro causo una profunda y apreciativa admiración con lo cual se dió orden inmediata de despejar la zona aledaña que pudiera perturbar el paso de la polla en el cumplimiento de su misión y así la polla y el coño bendito terminaron de lo mas amigos y los dueños de ellas las besaron y babosearon abundantemente ante la felicidad del público que se congrego para ver el espectáculo pues la lluvia había cesado hace rato y cuando el bus se detuvo agarre mis pantalones corrí con el mar de gente y tuve suerte de entrar en cambio la mujer del culo se cruzó con la puerta cerrada en el momento oportuno con lo que se comprobó que no había leído su horóscopo de hoy no debía intentar de subir a un bus así que se descalabro repetitivamente hasta que pude comprobar apenas desde mi esforzada curiosidad que había derribado a un par de piernas fornidas de un alma caritativa que seguramente conocía este relato y le tocaba continuarlo..

MADRE DE LECHE Y MIEL

de       NAJAT EL HACHMI

Editorial Destino 2018
Por María Ángeles Lonardi

MADRE DE LECHE Y MIEL


Es una novela feminista, que reivindica el lugar y la voz de las mujeres y dice la autora “Me apetece mucho hacer literatura sobre todas las mujeres que he conocido porque están totalmente olvidadas” Najat El Hachmi
Y ¿quién es Najat El Hachmi?
La autora nació en Beni Sidel Marruecos en 1979. A los ocho años se trasladó a Vic, ciudad donde se crió. Estudió Filología Árabe en la Universidad de Barcelona y ha sido mediadora cultural en Vic y técnica de acogida en Granollers.
En 2004 publicó su primer libro, Jo tamé sóc catalana (Yo también soy catalana). Le siguieron el último patriarca (2008, premio Ramón LLull, Prix Ulysse y finalista del Prix Mediterranée étranger), traducida a diez idiomas; La cazadora de cuerpos (2011), publicada en castellano, inglés  e italiano y La hija extranjera (2015, premio BBVA Sant Joan y premio Ciutat de Barcelona). Colabora habitualmente con el Periódico de Catalunya.
Madre de leche y miel narra en primera persona las peripecias de Fátima, madre de Sara, que deja el rif, al norte de Marruecos, el lugar donde nació, para ir en busca de una nueva vida en Barcelona con su hija pequeña.
La novela comienza cuando la protagonista regresa a su pueblo natal y narra oralmente a sus hermanas casi todo lo ocurrido y las vivencias soportadas para lograrlo. Como Sherezade narraba en “Las mil y una noches”, con todos los detalles. Les contará lo que quieren oír, dejándose llevar poseída por una ancestral virtud, muy destacada del pueblo marroquí, los “cuentacuentos” que se pueden encontrar en la plaza de Marruecos.

Se guarda detalles escabrosos, pero sabe ahondar en lo más importante. Y además, el libro contiene al final un glosario de terminología y significado para que el lector no se pierda ningún detalle y conozca, con más exactitud, los términos y giros costumbristas de la región. Esto enriquece el vocabulario de cualquiera  y genera una amplitud de miras que se agradece y mucho.
Los personajes están muy bien traídos y van dando forma a la novela y la enriquecen. Fátima es muy creíble, Sara y los demás personajes también. Sus perfiles son defendibles y emocionalmente tan normales como cualquiera de nosotros. Asumen las dificultades y las enfrentan como cualquiera lo hace y eso los humaniza.
El mensaje cobra sentido. Se trata de reivindicar el lugar de la mujer en la sociedad. Revalorizar la mujer que se atreve a salir adelante a pesar de las adversidades. Destaca la capacidad de lucha, de convertirse en el “hombre” -como dice Fátima en una parte del texto- “Seré el hombre, me aguantaré el hambre” para que no le falte el pan a mi hija, “seré el padre de mi hija” y se sobrepone a todo, se fortalece y se empodera.
 

MARÍA ÁNGELES LONARDI
NAJAT EL HACHMI y MARÍA ÁNGELES LONARDI

Es una novela muy bien narrada, dividida en dos partes con diecisiete capítulos la primera parte y dieciocho capítulos la segunda y un Epilogo, muy original, que es una carta sonora de una madre clamando porque regrese su hija.
Excelente dominio del lenguaje, testimonial en algunos casos, de vivencias transmitidas de madres a hijas o de abuelas a madres, que revelan un muy cercano y esclarecedor conocimiento de los temas abordados.
Una característica más que quiero subrayar, es que hace referencia a los años lunares y no al año calendario gregoriano, para ir marcando la edad de los protagonistas.
Propicia los saltos temporales del narrador; así se materializa una anacronía muy interesante. Este recurso consiste en que dos líneas temporales se van entrelazando a lo largo del relato. Como podemos observar hay datos del pasado en el Pozo de Higueras y del momento de la vida en Barcelona. Esos son lugares físicos donde se localiza la narración. Najat va haciendo un recorrido vital en paralelo entre el momento del regreso a Marruecos y la vida en Barcelona y a posteriori.
Se destaca la profunda escisión de los dos mundos y las vivencias muy diferentes, dependiendo de dónde se produzca este fenómeno migratorio y lo que ello conlleva. Es un retrato realista y convincente del conflicto emocional, de la compleja realidad cultural, social y personal que acarrea la condición de madre inmigrante. Muestra la realidad del mundo rural rifeño y de lo que supone dejar ese mundo atrás y ser mujer hoy en día, en un lugar completamente distinto.
Y ensalza a las mujeres y les da un lugar preponderante en el núcleo familiar y social, en cuanto ellas son las encargadas de transmitir la tradición ancestral, por ejemplo cuando narra los cuentos de su niñez  y el deseo de que su niña conozca también a la Nunya, personaje similar a Rapunzel de la que le hablaba su abuela.

Es muy valioso mantener las tradiciones heredadas ancestralmente que hacen a la esencia de nuestros pueblos, que nos enriquecen culturalmente y como sociedad.
Reconozco en estas páginas una historia de superación personal, de lucha interna, de esfuerzo para derribar barreras, de sacar fuerzas para salir adelante. Mujeres ejemplo de lucha y abnegación, de heroísmo cotidiano y silencioso.
Como escritora celebro que Najat haya escrito esta novela, que está muy bien lograda. Es un valioso testimonio de una historia que puede ser biográfica, aunque intuyo que no en su totalidad, donde la realidad y la ficción se unen en una línea imperceptible.

Y como mujer, agradezco que Najat haya escrito este libro por todas las mujeres que no pueden contar su vida, que no tienen voz y por las que, están totalmente olvidadas y abandonadas a su suerte; condenadas al silencio, a la soledad, al ostracismo…

Saber de esta historia, nos hará ser más comprensivos con estas mujeres, nos ayudará a empatizar aún más con ellas, y por qué no,  le puede servir de ejemplo a tantas mujeres que creen que están solas, que creen que todo es imposible y que no hay salida. No es así, Fátima es una prueba de ello. Najat, como escritora joven y mujer moderna que es, es una prueba de que la mujer tiene un lugar muy importante en esta sociedad; nazca donde  nazca, venga de donde venga, tenga el color de piel que tenga y crea en lo que crea, porque todos somos iguales y porque las mujeres, como los hombres, tenemos mucho que contar, somos parte imprescindible y basamento, pilar fundamental de las familias y de cada sociedad.
NAJAT EL HACHMI
Como dijo la autora en la presentación de su novela en la Feria del libro de Almería: “casi todas las madres dan leche, pero no todas pueden dar miel”

Descubrir el verdadero valor de esta mujer, MADRE DE LECHE Y MIEL es el reto. Dar visibilidad a aquellas que se atreven a enfrentar hasta sus propios miedos y contarnos de forma impecable esta historia entrañable de una mujer del rif, fue el reto de Najat. Ella ha cumplido, y con creces,  ahora nos toca a nosotros.                                             
Almería, 3 de mayo de 2018.

FRANCISCO CAÑABATE RECHE. El sonido interior.

 
 
 
(I)
Hay un mundo invisible, profundo, indefinido, autónomo y extraño del que desconocemos casi todas las cosas.
De eso no tengo duda, existe, está en nosotros.
Yo, que me considero solo un ser anodino, uso mis propios ritos para abrir esa puerta, y cruzarla, y vivirlo.
Pero voy a explicarme.
El asunto es sencillo:
Paso las horas muertas escuchando mis vísceras.
En cuanto llego a casa y me desnudo y grito, y mientras aún se expanden las palabras que digo, me tumbo boca arriba y extendido en mi cama, inerte, casi ido, como un muñeco roto al que olvidaron todos después de la batalla, escudriño la vida. Escucho mis latidos sonar desencajados y me demoro en ellos, su ritmo me acompaña, su vibración me acuna, y en ese duermevela que entonces me domina, refugiado en mi mismo, disfruto como un niño. Noto sonidos netos de una selva diáfana: los rugidos atroces que estallan en mi vientre, la lucha de volúmenes, las vísceras opuestas que chocan y se inflaman; la batalla está ahí dentro: distensiones, espasmos, rayos, hasta tormentas.
Presiento que palpitan enormes avenidas, carreteras extensas que hay en mi propio cuerpo.
En esas dimensiones hay sangre, hay muerte, hay vida.
A veces tengo miedo por todo lo que ignoro y sé que ocurre dentro, otras me puede el vértigo. Reflexiono, imagino y encuentro divertido y aterrador, y grato sentir los intestinos horadar mis entrañas desplazándose móviles, lo mismo que serpientes que reptan al unísono, o escuchar esos gases que pasan y se alejan, silbantes y atrevidos, o darles forma a arterias retractiles y huecas por las que fluye el magma que soporta mi vida, o medir los crujidos con que mis viejos huesos se quejan de su suerte cada vez que me muevo, su chirrido mecánico, su quebrada agonía que anticipa la mía.
Una tarde tras otra profundizo. Adivino.
Me noto respirar. El aire entra, se marcha, suena en los alvéolos avivando fogones y allí dentro, debajo, sigue el latir continuo con que late la bomba que ruge sincopada.
Tic tac, sigue adelante, vital, pulsátil, nueva, la que nunca me falla.
Hasta ahora.
Se ha parado.
 

 

(II)
Después, pese al silencio y pese al abandono, hay un instante lúcido, un destello, una isla, una última morada.
Y se me ocurre entonces, mientras todo se apaga y se me nubla el cielo porque muero despacio, que no he debido hacerlo.
Que tal vez crucé el límite y al romper el enigma del sonido profundo y escudriñar la vida buceando en sus entrañas para encontrar sus claves cometí un error grave.
De pronto me doy cuenta de lo que estoy haciendo.
¿Pretendo arrepentirme?
Aunque no queda tiempo para sentir más nada, dudo, me siento absurdo.
Entonces, sabiamente, hay un gran estallido que me lleva hacia dentro.
Vuelvo a escuchar las notas que ofrecían mis entrañas.
Regreso al infinito.
Al sonido interior.
 
 
APARTADO III: NARRATIVA
 
 
 
Autor: Francisco Cañabate Reche
 
 
 

N2O. Ángel Molina Paredes

Así se establecen
los vínculos
entre el orden y el caos
sembrando
el veneno
que crece
junto a la llaga
cercana

Herida abierta
sin fin
sin retorno
que la contemple
en la distancia

 Escondo los bultos
de la apoplejía 
que se extiende
 no vaya a ser
que estalle
y me olvide
 que soy
 que me defino
 que me encuentro
 perdido
 sin ti
 sin nadie
 que me socorra

 Vacío de noche
 de ausencia
 de deseo
 rompo
los recuerdos
 cual naves
acorraladas
en dique seco
y me pierdo
 entre suspiros
de mares
venideros

 Oh calma
 Oh dicha
 Oh voces
 que fueron
aliento
 especie
 recuerdo voraz

 Hago el puzle
de tu memoria
infinita
 de la que ni supe
ni conozco
paradero alguno
 recojo el fruto
caído
 ese que perece
 que se ausenta
 la mano
grácil
que lo reclama

 Hago recuento
de los espacios
 en blanco
 que han sido
 surco
 huella efímera
 ansia de lluvia
que germine
raíces

Ángel Molina Paredes

174517 EL CORAZÓN DEL PÁJARO.

Cada tiempo es único. A veces pasamos por la vida sin más recuerdo que un vacío terrible arañando nuestra piel y nuestra alma. De ese tiempo, el olvido es la peor de las muertes, como dijo el filósofo. “Cuando un pueblo olvida su historia -se dice-, está condenado a repetirla”. Y si esto no es así exactamente en todos los casos, digamos que hay un alto porcentaje de probabilidades de que lo sea. Con asombro y estupefacción miramos en determinadas ocasiones a nuestro alrededor, al mundo que habitamos para hallar hechos, lugares, situaciones que el hombre, por desmedida ambición, ha convertido en verdadero infierno, en holocausto innecesario. El libro que proponemos en esta sección tiene algo que ver con lo dicho en líneas anteriores. La poesía, una vez más, sirve como elemento dinamizador de la conciencia colectiva. El poeta y el hombre responden al unísono al horror y la ignominia, a los crímenes contra la humanidad que se sucedieron durante el holocausto nazi.
 El libro en cuestión, “174517 [El corazón del pájaro]”, de Tomás Hernández Molina (Alcalá la Real, Jaén, 1946), constituye en sí mismo un grito, una llamada de atención ante los hechos que se vienen sucediendo en nuestra Europa actual, donde el crecimiento de la extrema derecha y su concepción del mundo puede hacer que se repita la historia. Quizá la poesía, y por ende, el poeta consciente del peligro de esa posible realidad haya querido ser como la luz en la oscuridad, como el oasis en el desierto. Desde la coherencia, la racionalidad y el compromiso ético, el poeta bucea en la historia del holocausto nazi trascendido a esencia poética. Bástese el poeta con la palabra, con su diamantina luz para desempolvar del olvido, para recuperar la dignidad de miles o millones de seres humanos enterrados en fosas, gaseados o simplemente fusilados en nombre de una raza única y un desmesurado odio. El número que da título a este poemario no es otro que el que tatuaron en la piel de Primo Levi, escritor de origen judío sefardí y superviviente del holocausto. Es “174517” un canto a la libertad, una llamada a la sensatez y la concordia humanas: «Soy un Häftling, una forma infrahumana, / me llamo 174517 / y la ignominia de este nombre de res / vivirá con vosotros tatuado en mi brazo». Luego de este habrá más números y el horror, instalado en los campos de concentración, irá creciendo día a día; ni siquiera Dios es capaz de detener esta locura: «¿Dónde miraba Dios cuando los niños / entraban divertidos en las cámaras?». El poemario de Tomás Hernández se estructura en cuatro partes: “174517”, “Abraham”, “Sara” y “Oratorio”, y en todas y cada una de ellas se describe el dolor humano. Así nada escapa a la mirada del poeta. Abraham: «Fui profesor en Dresde y hablaba a mis alumnos / del Siglo de las Luces, de Voltaire, de su Tratado / sobre la tolerancia. […] Conozco a mucha gente en la ciudad / y a todos en el pueblo donde tengo mi casa. / Son pocos los que ahora me saludan, / han prohibido venir a visitarme, / la estrella de seis puntas amarilla / advierte del contacto del judío», representa a todos los hombres judíos, y Sara: «Entraron en el Gertner, en Varsovia. / Buscaban las mujeres en la calle, / polacas o judías. De rodillas, / arrastradas al centro de la sala, / allí sin desnudarse entre las mesas, / sin mirarlas siquiera con deseo, / fregaron las baldosas con sus ropas / más íntimas. De nuevo las vistieron / y humilladas volvieron a sus casas / con los ojos clavados en el suelo» a todas las mujeres. La contención en el verso de Hernández Molina determina el oficio del buen poeta que es, que toma de la tradición lo mejor y de la realidad y la experiencia propias los recursos necesarios para construir un discurso poético riguroso, coherente y sensorial. Es incomprensible que este libro no haya tenido un recorrido más largo, que haya sido silenciado durante tanto tiempo aún después de que obtuviera en su día el X Premio Internacional de Poesía Ciudad de Pamplona. Por esta y otras razones era de justicia traer a este escaparate y a este “Salón de Lectura” un libro de tan grande hechura. Finalmente, en “Oratorio”, los versos, breves y espaciados a manera de pausa, como golpes secos van creando la atmósfera idónea del horror vivido a causa del holocausto nazi y que viene a confirmar el pulso de un poeta grande e indiscutible, capaz conmover al lector: «las osas en embudo cubiertas por la hierba en primavera / ondulaban la tierra elevaciones breves / los gases de los cuerpos al pudrirse». Con independencia del tema elegido por Hernández Molina, “174517” es un libro que sin llegar al dramatismo refleja la necesidad del poeta en transmitir todo lo vivido y sentido después de haberse metamorfoseado en número. Un libro, “174517 [El corazón del pájaro]” y un poeta, Tomás Hernández Molina que restituye el verdadero valor de la poesía, su esencialidad, con un lenguaje vivaz y certero. Un libro, en definitiva, de ineludible lectura.
Título: 174517 [El corazón del pájaro]
Autor: Tomás Hernández Molina
Editorial: Cénlit (Navarra, 2016)

Esta otra fuerza.

 Emilio Barón Palma 

ESTA OTRA FUERZA
 
Aún sigue la partida. Más sin Reina.
Hace tiempo que juegas sin su ayuda.
La magia de los veinte lejos queda,
Aunque mantenga el Rey la compostura.
Y las bengalas de la inteligencia,
Repentinos alfiles, no deslumbran
Pasado el tiempo de la edad perfecta.
No valen con la joven que te gusta.
Te guste o no, entraste en los cuarenta.
Sin Reina y con caballos deslucidos,
Perdiendo uno tras otro tus peones.
Es hora de emplear esa otra fuerza
Que la edad – generosa- te ha traído.
Aún sigue la partida. Juegan torres.




EMILIO BARÓN PALMA



EMILIO BARÓN
LOS DÍAS (1978-1999 POESÍA).
DEPÓSITO LEGAL. AL-319-99
ISBN: 84-8240-230-7
PUBLICADO POR 

LA UNIVERSIDAD DE ALMERÍA.

TÍTULO POR LLEGAR.

AUTOR: ÁNGEL MOLINA PAREDES



Quién sabe

si el desaliento está cerca
sombra que acecha
agazapado
en la penumbra del tiempo

Una vez más
te hiciste piedra
pájaro
que despierta vivo
en tus manos
a quien nadie espera

Tengo la sed
del olvidado
y sin embargo
estás ahí
nunca antes

SATURNINO VALLADARES Y JOSÉ ÁNGEL VALENTE.

RETRATO DE GRUPO CON FIGURA AUSENTE

Retrato de grupo con figura ausente: Edición y análisis de la correspondencia entre José Ángel Valente y los poetas españoles de su edad.

José Ángel Valente fue incluido en el denominado Grupo poético de los años 50. Los poetas de este Grupo mantuvieron un diálogo epistolar que da cuenta de su complicidad personal y literaria. Esta correspondencia se desarrolló desde la década de los cincuenta hasta la muerte del gallego, en el año 2000, en espacios bien diferenciados Madrid, Oxford, Ginebra, Almería, etc, en consonancia con el periplo vital del autor, y presenta un gran interés para el estudio de la poesía española de la segunda mitad del siglo XX.

La correspondencia entre José Ángel Valente y los otros poetas nos acerca, más allá de del conocimiento erudito o documental, a la dimensión humana de escritores integrales que, en sus inicios, compartían una visión similar de lo poético, tal y como Valente, tan hostil a las antologías y a los postulados generacionales, comenta en Entrevista Vital: de Ourense a Oxford. Cuando Rodríguez Fer le pregunta qué representó la incompleta serie Once poetas, dedicada a jóvenes poetas españoles, que él escribió y publicó Índice, él responde: Certamente é o momento en que eu podo crer que hai unha cohesión xeracional, pero, en efecto, esa cohesión xeracional existía nese momento, que era o momento de partida e que despois se converte no que teño chamado a carreira do corredor de fondo, onde ti corres so.

JOSÉ ÁNGEL VALENTE




En definitiva, mi propósito en esta tesis doctoral es recuperar las cartas que Valente envió, enfrentarla con las que recibió además de consultar los poemarios, entrevistas, memorias publicadas y otras fuentes bibliográficas, y establecer críticamente, desde la opinión personal de los autores, si el Grupo poético de los años 50 se constituyó por una serie de características poéticas comunes que los diferenciaban de los poetas anteriores, como defiende la crítica tradicional, o si, por el contrario, fue únicamente un producto de márquetin y la forma de la que se sirvieron algunos autores para darse a conocer, tal y como Valente opinaba.

               Retrato de grupo con figura ausente: 

Edición y análisis de la correspondencia entre 

José Ángel Valente y los poetas españoles de su edad.

  • Libro de Saturnino José Valladares López
  • Diputación Provincial de Ourense
  •  ed. (15/02/2017)
  • 397 páginas; 21×15 cm
  • Este libro está en Español
  • ISBN: 978-84-16643-03-5
  • Encuadernación: Rústica



San Valentín.

Cerró la puerta, dejó la cartera y las llaves en la mesita del recibidor y pasó a la cocina. Como cada día, el sol entraba a esa hora dando luz y calor. Le habían dejado una caja azul enorme, con agujeros estratégicos, encima de la mesa. En un lateral una nota: 

Ricardo, me ha dicho el repartidor de Seur que perdones la urgencia, que saben que San Valentín es dentro de tres días, pero que están saturados de trabajo; que lo entenderías. Como te conocen desde hace años, se han permitido traerte el regalo que le han encargado antes de lo acordado. Que les perdones la osadía. Un saludo. Manuela.
Abrió la caja con cuidado y quedó sorprendido de la belleza de la planta. La observó un rato y se fue a ver la televisión. Si algo le gustaba, o tal vez, lo que más le gustaba, era ver el telediario mientras almorzaba. Zapeó un momento, cansado de las mismas noticias de siempre que no cambiaban para nada la situación ya de por sí caótica, y se encontró con que la CNN hablaba de un desplazamiento glacial que, al parecer, se iba acercando mucho más deprisa de lo que los analistas habían predicho. Londres corría un serio peligro. Pusieron una fotografía retocada con photoshop de lo que sería la isla en menos de dos años. Cerró la televisión y se acostó a echar la siesta.


Manuela, como era su costumbre, llegó el viernes por la mañana, abrió la puerta y pasó directamente a cambiarse. En la mesa de la cocina la planta seguía bella, fragante. Desconocía su procedencia ni cómo se llamaba. Pasó a la habitación dormitorio y gritó: ¡Ricardo! ¿a qué hora te acostaste anoche? ¿Te vistes y nos vamos a comer? Le zarandeó el hombro y se conmovió viendo lo pálido que estaba. Vaya nochecita. Corrió la cortina, subió la persiana y se volvió a mirarlo. En ese momento un ciempiés caminaba por encima de la almohada. ¡Ricardo¡

OSKAR.

Un fallo lo tiene cualquiera

Este año la Navidad se estaba retrasando más de lo normal. Para empezar, en mi colegio, todavía no habíamos comenzado a preparar la representación anual, y los componentes del coro aun no habían ensayado ni un solo villancico. Estos acontecimientos, sin duda notorios, no hubieran llamado mi atención, de no ser porque en televisión, los anuncios de juguetes permanecían estancados, agazapados, y dejaban su espacio a los habituales reclamos sobre teléfonos móviles, coches y productos que no se sabía que eran y para que servían.
Ese hecho, unido a mi natural curiosidad, me hizo adentrarme un poco más en el problema. ¿Qué estaba pasando con la Navidad?
Distinguimos las fechas navideñas del resto del año por una serie de cambios en nuestro entorno: el mobiliario urbano se engalana en bombillas y guirnaldas, los centros comerciales inundan sus pasillos de productos perecederos, alcohólicos y lúdicos incrementados un diez por ciento sobre su precio habitual. Incluso los sentimientos y los buenos deseos se acentúan en el ambiente, entre la gente crece la caridad y el cariño hacia el prójimo y al necesitado. Son evidentes identificadores sociales de la llegada de la festividad.
Pero todas estas señales, por más que miraba y preguntaba, no las encontraba, y comenzaba a pensar que, a lo mejor, ya se había terminado la época en que las personas celebraban la Navidad. Que quizá se había decidido, por unanimidad mundial estadounidense, que la Navidad en sí misma era un gasto superfluo y una perdida de tiempo. Que en estos tiempos de crisis es conveniente no distraerse en asuntos espirituales e improductivos.
Estos oscuros pensamientos, unidos a mi capacidad analítica, me estaban sumiendo en una ligera disminución de ánimo. Mi madre me preguntaba por las mañanas que me sucedía a lo que yo me limitaba a mover la cabeza de un lado a otro en actitud negativa.
Decidí hacer frente al problema, tras comprobar que esa pseudodepresión no me iba a conducir a ninguna solución, y me dirigí al único sitio que podía auxiliarme en estos momentos de confusión y desorden que me asolaban.
Eran las nueve de la mañana cuando entre en la parroquia del barrio. Don Antonio, el cura, se encontraba en esos instantes dando brillo con limpiacristales a una figurita del niño Jesús.
– Buenos días, don Antonio. Quisiera hacerle una pregunta delicada que no parece tener respuesta lógica.
Don Antonio me miró inquisitivo tras sus pequeñas gafas de Lennon y me invitó a pasar a su despacho.
– ¿De qué se trata, muchacho? ¿Acaso no has entendido el misterio de la Santísima Trinidad, o te parece incomprensible el milagro de la multiplicación de los panecillos?.
– No se trata de nada de eso, Don Antonio, es algo mucho más grave. Se trata de la Navidad.
El párroco se ajustó el alzacuellos y mirándome extrañado, repitió mis últimas palabras:
– ¿La Navidad?
– Si, la Navidad, ¿acaso solo yo me he dado cuenta que este año la Navidad todavía no ha aparecido, que las gentes viven sin los valores humanitarios que acompañan esas fechas y que, si no lo remediamos, este año los niños perderán la ilusión para siempre?
Don Antonio, miró su reloj, luego abrió un periódico deportivo que tenía sobre la mesa, y sin levantar la mirada, respondió en tono grave y un pelín enfadado:
– Muchacho, ¿te has dado cuenta del día que es hoy?
– Hoy es veinticinco de agosto, señor.
El párroco, con toda la paciencia que pudo acumular, que no fue mucha, me explicó mediante un calendario, que la Navidad, contrariamente a lo que los niños desean, nunca llega en agosto, sino en diciembre, aunque a veces, por culpa de la mercadotecnia se adelante a noviembre.
En fin, como dice mi madre siempre que le echa azúcar en vez de sal a la comida, “un fallo lo tiene cualquiera”. ¿O no?


Oscar José García López.


Un fallo lo tiene cualquiera. Oskar José García López